sábado, septiembre 30, 2017

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratamos de salir de este cáncer que nos acababa  como país, sin embargo tantos hechos de violencia dejan vestigios de que algo ocurrió en nuestro país, y que refleja lo enferma que esta con tanta violencia vivida. Parte de esto se resume en lo ocurrido la semana pasada en la ciudad de Santa Marta con el asesinato a sangre fría con piedra y cuchillo a un vigilante que ofuscado por ser atracado por estos "chirretes" se dio  a la tarea de reclamarles y buscar justicia por su propia cuenta, esto lo hizo quizás convencido de que en Colombia el bandido es muy audaz para la justicia que nos rige.

Los bandidos en Colombia han evolucionado tanto en sus técnicas de robo, asesinato y agresión que no nos queda más a los Colombianos que temerles, buscamos la forma de entender como este tipo de personas viven del otro, sabiendo que para ellos es más fácil utilizar sus métodos de robo como fleteo, raponazo, robo a mano armada, saquear apartamentos, la llamada millonaria, entre otros. Somos en Colombia expertos en subirle el nivel a las tácticas y técnicas de robo, acá se tiene muy en cuenta la sangre que nos colonizo en la época de la conquista española, todo lo que venía era la escoria de España y eso aún nos pesa.
Es tanto el nivel de enfermedad de nuestra sociedad que políticos afamados y que gozan de prestigio para muchos, instigan la violencia para volver trizas los acuerdos de paz, otros entendiendo que su bandera política es la guerra, tratan de acabar con los vientos que soplan en donde los combates y muertes de soldados es parte de la historia.

Se debe entender que cuando la guerrilla estuvo en su mayor auge, haciendo de las suyas contra el pueblo, y en mayor medida en contra de los que más tienen, estos entendieron y respondieron el llamado creando a los paramilitares, y ahí vieron fuente de ingresos, un medio político y de defensa para su causa, a tal punto de tomarse el 30% del congreso en la época en la que el presidente era Álvaro Uribe Vélez, respaldando todos sus proyecticos mientras no estuvieran en la cárcel, y luego fueron desechados en el olvido cuando ya no les servía para más.

Esta sociedad en la que no se encuentra respuesta en la justicia, porque hasta la dama ciega se encuentra corrompida por sus altas cortes, y el fiscal que era anticorrupción resulto el papa de los corruptos. 
Volviendo a la realidad actual y al canibalismo aplicado por quienes en medio de su traba, endemoniada acabaron con la vida del celador y ahora resultaron siendo víctimas de la droga, pero su enfermedad como sociedad no les hizo caer en cuenta que en esta época de celulares con cámaras, todo queda retratado como quedaron retratados en su modo operandis asesino, vil y cruel como lo fue la poca ayuda de una comunidad sorda ante los actos reprochables que acaban con la vida de un ser humano de una forma tan repugnante a cualquier ciudadano del común, pero que para nuestra razón y entender no lo fue para los que estaban en vivo presenciando el horror de la muerte, porque estaban muertos del miedo ante los chirretes que gobiernan un barrio de Santa Marta con cuchillo y droga y hoy se hacen pasar por victimas de una enferma sociedad.

sábado, julio 22, 2017

Difamar, difamar y difamar

Al sector de ultraderecha Colombiana parece que le quedo gustando el repetir palabras al momento de lanzar sus frases, de ahí tenemos que siempre hablen de tres en tres, su jefe tenía 3 huevitos, hablaba de trabajar, trabajar y trabajar, y ahora vemos que lo que realmente les apasiona es difamar, difamar y difamar.  Es que han aprendido que a un pueblo que tiene pocas oportunidades, lo que les gusta es que le repitan las cosas, de ahí que de repetir y repetir algo quede. Bien decía  Paul Joseph Goebbels, un político alemán que fue uno de los más cercanos colaboradores de Adolf Hitler, una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. Entendía Goebbels que con su poder de oratoria podía dominar las masas, así como hoy funciona quien tiene un alto poder de influencia y tantos seguidores que se acorazan bajo las sombras y las palabras que se repitan desde la jefatura.

Goebbels fue conocido por su dominio de la oratoria, su profundo sentimiento antisemita​ —que se ponía de manifiesto en sus declaraciones públicas que entre otras cosas, acabaría dando lugar al exterminio de los judíos durante el llamado Holocausto. Era  Göbbels quien multiplicaba las palabras de Hitler a través de las emisiones radiofónicas y quien lograba el eco de las mismas por medio de las reseñas periodísticas. Uribe es conocido por su profundo sentimiento AntiFARC y anti PAZ, desde su partido algunos de sus alfiles hablan de hacer trizas el acuerdo que puso fin a 50 años de guerra, hablan de revocar los compromisos que el estado estableció en La Habana. 

Entienden también que el hecho de lanzar acusaciones contra quienes son sus opositores o quienes logran hacer mella en la conciencia del colombiano, dando a conocer las atrocidades que se cometían como el chuzar a la oposición, el hecho de asesinar a unos muchachos y luego presentarlos como guerrilleros y por ahí de paso favorecer a sus amigos con programas de gobierno que tienen a sus hijos políticos huyendo de la justicia y buscando refugio, tratando de mostrar al mundo que en nuestro país hay una persecución contra ellos. Coloca como blanco de sus críticas y sus difamaciones que logran que el odio en este país tan polarizado siga creciendo. Así es como el máximo exponente de la ultraderecha colombiana utiliza los medios disponibles para lanzar sus frases más celebres con las que ataca a todo aquel que se atreva a mencionar a alguien de sus afectos, ya lo hizo con Daniel Coronel, y contra Daniel Samper Ospina a quien acusó de forma hostil de ser violador de niños y cuya acusación fue defendida por los miembros de su partido, teniendo como base las columnas que Daniel publica en la revista semana, y a la cual atacan porque saben que en el colombiano se logra un efecto importante a base de humor satírico.

Basta ya de odios, basta de difamaciones y mentiras, basta del uso del Twitter como medio de expresión de alguien que busca seguir con la polarización y el populismo igual que una tendencia mundial como lo hace Trump en los Estados Unidos, logrando con esto incluso poner en peligro la vida de las personas. No es fácil entender que se reciban acusaciones tan temerarias del jefe de sicarios de Pablo Escobar o de su sectario que en un país como el nuestro siguen siendo el cáncer más grande que corrompe a la sociedad, haciendo que se tenga una motosierra en el corazón, porque para lo demás resulta fácil difamar, difamar y difamar, total algo queda.

Perlas:


  • Grande Rigo, Nadie lo tenia en el radar para este tour y el toro de urrao saco lo mejor de su repertorio para hacernos sentir nuevamente orgullosos de nuestra patria. 
  • Mención para Nairo Quintana, demostrando lo que ama ese deporte tan bonito y tan duro a la vez llamado ciclismo.

sábado, julio 15, 2017

El que Uribe diga y lo que diga Uribe

Colombia es un país más polarizado que nunca, todo desde que un señor de carriel que exprime y saca lo peor de la cultura Antioqueña, ese país Hediondo y verraco que sin ningún descaro le da en la cara marica a quien lo ponga en el foco o le haga una pregunta que lo incomode, ese es el mesías, el mismo que desde que Andrés Pastrana fue presidente salió con su tesis antiFARC y que logró convencer a más de medio país polarizado de que todos los problemas nuestros son por culpa de la guerrilla.

Un personaje que ostentó el poder durante 8 años y que se sintió traicionado cuando el actual presidente, que él dijo que debía quedar como presidente le cambio las reglas de su manipulación interna, al entablar diálogos con la guerrilla y mejorar las relaciones con los vecinos que el bravucón ex presidente había malogrado y empeorado, hasta el punto de que falto un grito en la frontera para iniciar una guerra que no imaginamos los más sensatos.

Este personaje, que insulta, bloquea y lanza afirmaciones salidas de su mente enferma y carente de poder, insulta y agrede por su cuenta de Twitter en donde tiene más de 4 millones de seguidores, y toma por delante a quienes se atreven a contradecirlo en sus argumentos tan rencorosos como poco locuaces.  Su nivel intelectual consiste en llamar violador de niños a Daniel Samper Ospina o llamar Narcotraficante a Daniel Coronel y pasa como si nada ante la ley, contando con un nivel de popularidad como el del Reguetón, lo que no dice otra cosa más que sea popular, al igual que lo fue en su época el aguardiente o la música de cantina, pero no le da derecho a insultar a quienes tienen el derecho de derribar sus mentiras y contradecirlo de forma sana mediante columnas de opinión.

Y es que llamar violador de niños en un país tan conservador como el nuestro a quien le parezca al senador no es nada para él y su banda de seguidores, esos mismos que incluyen a personajes como el primo hermano de Pablo Escobar o a su lugar teniente el gran Popeye, y que decir del famoso senador que se hizo famoso por dormir en una hamaca y cuidad las vallas de la infamia que colocaron en el cerro del Ziruma en Santa Marta, o el otro senador de Barranquilla, famoso por cargarle la maleta y sostenerle el paraguas cuando llueve al jefe. Así, todos sus amigos y empleados crecen, de eso que se llama sobar la chaqueta o lamerle la suela, así de ese nivel son los llamados líderes que nos lleva el senador al congreso, o con el nivel intelectual de quien aun considera que la unión soviética persiste y que hace parte de la Unión Europea.

El debate de los que están en ese bando es del tamaño, del que ponga Uribe y lo que diga Uribe, porque así como llama Violador a Daniel Samper Ospina los que pertenecen a su banda le segundan, teniendo como fe, que así podrán mantener su salario de 29 millones en el congreso, que seguro por cuenta propia no tendrían, o que tal vez en una nueva época para ellos en la que el odio que destilan siga creciendo en ese sector de la sociedad polarizado, vuelvan las épocas de los paramilitares cuidando sus tierras, con 12 apóstoles que ya encontraron al apóstol mayor y que es hermano de quien considera que está por encima de las leyes, todo porque tiene al país patas pa arriba y confundido con esto de las FARC, guerrilla que se acabó gracias a que el que dijo Uribe hizo un acuerdo de paz.


Las bolsas de Santos

Pasará a la historia este gobierno por hacer tantas cosas impopulares que seguramente en esto se basan las personas para catalogarlo como impopular. Un gobierno que da la espalda a quien educa a su pueblo, pero pone en bandeja de plata la mermelada a sus congresistas para que aprueben sus proyectos de ley y otorga beneficios sin miedo a los guerrilleros que dejaron las armas.
Desde cuando visionaba ser presidente Juan Manuel Santos siempre tuvo en mente dejar un legado que perdurara su nombre, y seguro que lo logró, acabo con un conflicto armado de más de 50 años con la guerrilla más vieja del mundo, esa guerrilla tan impopular o menos que el mismo presidente, al cual se le dio ahora por inventarnos más impuestos como el de pagar por las bolsas plásticas en los almacenes o grandes superficies, medida que fuera aplaudible si el dinero que recaudan no tomara el destino de la mermelada o de la corrupción que tanto se mueve en este país.

Y es que cobrar 20 pesos este año por el uso de bolsas, 30 el siguiente y 50 en el 2019 no es gratis, ni mucho menos una medida eficaz para salva guardar el medio ambiente, o acaso el hecho de pagar los 20 pesos me hace protector de lo que se pregona con el impuesto? seguramente que no. A estas alturas es un impuesto más de afán por tratar de agradar a algunos y echarse encima a todos. No niego que la idea de utilizar bolsas de tela o de otro material menos contaminante que el de las bolsas plásticas no es del todo mala.

En un país como el nuestro, en que la popularidad se mide en el nivel intelectual que le imponen al debate los líderes como Álvaro Uribe Vélez, cuando llama violador de niños a Daniel Samper Ospina o llama Narcotraficante a Daniel Coronel y pasa como si nada ante la ley, todo porque su popularidad le da un efecto teflón para ser una voz tan autorizada que logra arrodillar a quienes son parte de sus iluminados seguidores que se dan el lujo tan fatuo de decir que votan por el que Uribe ponga. Ese es el nivel intelectual de nuestros líderes y de quienes lo defienden, muchos que discuten en los almacenes cuando le quieren aplicar el cobro de los 20 pesos, ya que si voy a pagar por una bolsa no debería tener impresa la propaganda del almacén. 

Las bolsas de santos, otra de las tantas pila-tunas que no le salen a este gobierno, que logro desarmar a las FARC y le entrego a la oposición el discurso del NO a todo, y todo lo que se aproxime a esa tendencia para los colombianos tiene mucho de ganar, al final somos felices con personajes como el expresidente que insulta, agrede, humilla y bloquea a quienes resultan ser sus contradictores, lo mejor de todo lo hace pasando por encima de la ley.

Perlas:

  • El país donde la gente se arrodilla al que ponga Uribe, en el que todo gira a su alrededor eso somos Colombia.
  • Hay que saber perder y ganar, a nuestro ciclistas no le podemos reprochar nada, ni el hecho de hacernos soñar, son deportistas que se hacen a pulso sin apoyo del gobierno y que logran salir adelante, nos representan haciendo su mejor esfuerzo para que algunos que no saben que es pedalear en una bicicleta estática los insulten cuando las cosas no salen bien, #yoapoyoanairo.

sábado, julio 08, 2017

Yo voto por el que Uribe no diga

Hablar de la realidad de nuestro país pareciera a veces una historia sacada de novela o de ficción, pero es la pura realidad en la que nos consumimos como sociedad y en la que muchos creen en un falso mesías, untado de corrupción, narcotráfico y asesinatos selectivos con los falsos positivos que sigue causando sensación en las redes sociales y en las calles, más en las elites que no vivieron en carne propia el conflicto en el que le tocaba a los hijos de los campesinos poner el pecho como carne de cañón de uno o de otro lado.

Esta semana se hizo tendencia el hashtag #yovotoporelqueuribediga, bonita forma de arrodillarse a un caudillo, a una persona que toma las decisiones por los millones que se sienten representados,  y que a su vez representa esa parte de nuestra sociedad con declive a odiarse a sí mismo cuando alguno de sus integrantes no les funciona, como le ha pasado a muchos que huyeron de la justicia, otros que se les fue la lengua hablando de más y fueron tildados de borrachos y otros tantos que cayeron presos por sus delitos cometidos, los cuales el mesías nunca conoció. O sea que tuvimos a una persona como presidente 8 años que nunca supo que paso en su gobierno o sabia tanto que supo la forma de zafarse de todos los enredos que sus amigos hacían y que los llevaron a los tribunales.
De esa misma tendencia o película en la que algunos integrantes del mal llamado centro democrático, partido con un nombre mal puesto porque tiene de todo menos centro y menos democracia, aparecen algunos fanáticos furiosos buscando desviar tanta corrupción que aparece de a poco luego de acabarse las FARC,  y la brillante idea de esos amigos no es otra que decir que el que ponga el mesías Uribe a ese se le endosan los votos.

Esa misma historia ya vivida por este país falto de memoria, en la que los mismos que piden votar por el que diga Uribe votaron por Santos y luego lo repudiaron, odiaron e incineraron en una hoguera publica cuando decidió tomar el camino de la sensatez y apartarse de la guerra solicitada por Uribe. Esos mismos que olvidan que lo vivido estos 7 años es gracias a que en el 2010 nos colocaron de presidente a Santos. Ahora pretenden dejarnos a cualquiera que a Uribe le pique el ojo, el primero que se gane esa carrera será el beneficiado de un partido que no da respuestas de lo enlodado que quedo con su ex candidato Zuluaga en las pasadas elecciones y el escándalo de Odebrecht.

Esto es Colombia, seguro que el que ponga Uribe será un buen candidato para no votar por él, por eso #Yovotoporelquenodigauribe , porque este país no necesita más de los mismos, no necesita más odio, necesita pasar la página de la guerra que terminó, pero sobre todo necesita ver los demás problemas que no podíamos ver por tanto muerto y tanta guerra. Es hora de volver a los inicios y entender que el poder lo tiene el pueblo y no un señor cegado por odios personales que debería pensar en su jubilación pública.




sábado, junio 10, 2017

El apátrida

Bien dice el dicho que el escupe para arriba le cae la saliva encima, ese dicho le aplica a nuestro ex presidente y senador del mal llamado centro democrático, hace unos años se quejaba de la figura de Piedad Córdoba cuando viajaba a otros países a denunciar los atropellos que su gobierno cometía, muchos en compañía de sus amigos para-políticos a los que les pedía que votaran sus proyectos mientras no estuvieran presos. A ella y a otros congresistas comenzó a llamar apátridas.

En aquella época el ex presidente se quejaba de que Piedad Córdoba o Petro, hablaban mal de su gobierno, y decían lo que al final termino siendo una verdad oculta para muchos, pero que tarde se terminó revelando, que muchos de sus alfiles terminarían presos o huyendo de la justicia sin mayor pudor o reparo por parte del ex presidente, a quien no le ha temblado la voz para decirle a sus amigos investigados que salgan del país porque él como todo buen fascista entiende que la justicia cuando no es de uno, es contra uno. Y se refería de los senadores del momento como los apátridas, en esa forma inspiradora que tiene quien es popular entre las masas, así como lo es el Reguetón.

Es inspirador el ex presidente Uribe cuando llamaba apátrida a los que denunciaban sus fechorías en el exterior, y hablando de aquello, es importante aclarar dos cosas: 1. No se hablaba mal del país, sino de quien utilizaba todos los medios para perpetuarse en el poder y quien con su discurso bien estructurado hacía pasar por valido el hecho ce chuzar o de hacer falsos positivos. 2. Apátrida se refiere a quien reniega voluntariamente de su nacionalidad, y en ese momento no creo que sea el objetivo de los senadores que viajaban a hablar con sus homólogos en Estados Unidos.

Petro y Córdoba denunciaban ante el mundo que el gobierno de la época, chuzaba a la oposición y a la corte suprema, que asesinaban a líderes sindicales, tenían concesiones con los paramilitares, y en su bancada del congreso brillaban los Mario Uribe y compañía, personajes oscuros que terminarían pagando condenas en la picota. Pero además, eran las épocas en la que ese mismo presidente se quejaba y llamaba apátridas a los que denunciaban sus atropellos. 

Pero hoy bien cabe el termino apátrida a quien lo impulso en su momento, hoy ese ex presidente sale a quejarse el gobierno actual, pero lo hace de forma en que atropella a todos los colombianos llamándonos por poco estado fallido, en el que gobierna el narcotráfico y la guerrilla como el menciona, cosa más lejos de la realidad, esa época en la que el narcotráfico gobernaba era cuando el mismo ex presidente dirigía la Aero civil o apoyaba la ley que fundaba las convivir en Colombia, y nada de que la guerrilla nos gobierne, eso no tiene hacedero en la realidad, solo en la mente fantasiosa de quien logro emborrachar a la gente para que saliera a votar el no el 2 de Octubre del año pasado para sabotearle la fiestecita a Santos. Nuestro país, si tiene problemas, y muchos, como la corrupción en la cual están involucrados la mayoría de políticos tradicionales de este país, vengan del partido que vengan. Pero apátrida, solo el que habla mal del país, y no reconoce los logros, ese mismo que no sabe cómo hacer para volver al poder, porque siente que ha perdido lo que había ganado en 8 años, aunque aún muchos lo llamen presidente después de 6 años de entregar su mandato. No imagina el gran colombiano la lapida que nos coloca a los Colombianos con sus frases salidas de tono cuando lleguemos a un aeropuerto de otro país, y nos digan que venimos del país del narcotrafico, y todo porque el no es el presidente.
  
Perlas:
  • Lo que paso con el subsecretario del Senado es muestra inequívoca del nido de ratas que es el congreso de Colombia, y como están a la espera de que aquellos que los denuncian fallen para caerles con todo.
  • Rechazamos enfáticamente el comportamiento de este Gobierno para con los maestros de Colombia, la forma en que reprime las protestas es la misma que usan en Venezuela y los dictadores que no dejan protestar pacíficamente a quienes tienen razones para hacerlo. La única diferencia en este caso, radica en la forma en que los medios de comunicación cubren la noticia.


viernes, junio 09, 2017

Los maestros se respetan

Lo que estamos viviendo en Colombia en los últimos días no es más que un poco más de lo mismo que se ha vivido durante décadas, siempre que se alza la voz de protesta de forma pacífica y al querer hacerse sentir, el gobierno de turno saca a la policía a las calles con tanquetas, chorros de agua y gases lacrimógenos a reprimir a quienes luchan por sus derechos. Es típico de nuestros gobernantes y se ve en gran parte del mundo, la diferencia con nosotros los colombianos es el cubrimiento que los medios de comunicación le dan a la noticia. Mientras gastan horas diarias cubriendo las marchas en Venezuela, los muertos que produce la dictadura de Maduro contra quienes no están de acuerdo son sus políticas, en nuestro país la noticia pasa por ratos, y eso se entiende desde que estos medios son manejados por los amigos del gobierno de turno.

Lo visto este viernes en las grandes capitales de Colombia, escenas de pánico en los que maestros cuyas únicas armas con la tiza, el borrador y las pancartas que sacan a la luz pública las amenazas, amedrentamientos y sinvergüencerías de este Gobierno. Reprimidos los profesores con gases lacrimógenos, tanquetas con chorros de agua y bolillo pal que no le guste, pero cueste lo que cueste la orden de Santos y sus amigos es desalojar a quienes solo encuentran oídos cuando bloquean calles y generan caos, porque de forma pacífica este gobierno solo escuchaba a la guerrilla mientras quería ganarse un premio que no representa, quien atiende a la sociedad civil de la manera cobarde que lo hace.

Señor Santos, usted a todos les queda mal, ya lo ha demostrado su nivel de popularidad paupérrima, su política social fracasada y su falta de tacto para los maestros que apoyaron su reelección en el peor momento de su carrera política para seguir en la casa de Nariño, y muchos que votamos por usted en el 2014 lo hicimos con la convicción de no llevar a un títere de Uribe al gobierno, pero usted no representa en política educativa algo diferente a quien fuera su mentor y hoy día su enemigo. 

El día  que este país valore a quienes se toman su tiempo para enseñar a nuestros hijos, labor tan loable y difícil, será un país verdaderamente educado, pero mientras eso pase tendremos gobernantes que solo les interesa sacar sus leyes prioritarias adelante, olvidando lo importante que el maestro hace en la consolidación de una sociedad, sociedad que cada día va en decadencia al igual que el gobierno actual, al cual este barco se le ha salido de rumbo y está a punto de hundirse. Lo único que le decimos señor Santos, es que los maestros se respetan y que solo esperan de usted una verdadera voluntad de dialogo sin intermediarios.



Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...