martes, mayo 22, 2018

Del miedo a la esperanza

Los colombianos siempre hemos salido a votar asustados, presionados por el miedo que nos inventan y generan desde la clase política que siempre nos ha gobernado. Hemos elegido presidentes por culpa de Pablo Escobar, por temor a la FARC, por el narcotráfico y ahora estamos ad portas de salir a elegir al que nos dice que debemos votar por él, para que no seamos como Venezuela.
La campaña actual se vivió en medio del miedo y la Xenofobia a los amigos venezolanos, a ese pueblo que vive su larga noche debido al llamado socialismo del siglo XXI, a ese que enfrentamos con miedo y con la promesa de algunos candidatos que han sabido explotar el fenómeno PETRO para su acomodo, haciéndonos ver y que creamos que o es PETRO o son ellos, y dejando de lado la lucha contra la corrupción que es el verdadero cáncer de este país.

Esta última semana, el llamado es a la esperanza a creer que los miedos no son los mejores consejeros para elegir a quien nos gobierne, que debemos buscar no en los extremos ya sean de izquierda o de derecha, sino a vencer el pasado pensando en el futuro de nuestros hijos, futuro que solo se puede cimentar en la educación, y que debemos comenzar a construir con personas que tienen la experiencia, que han gobernado y que no polarizan este país.

Basta ya como sociedad de votar presionados con el motivo de que hay que hacerlo por el que dicen que va a ganar, de que el voto es útil porque no nos gusta perder, debemos entender que se debe votar por el mejor, por la mejor opción para un país que requiere cultura, ciencia e innovación, pero que sobre todo requiere unirse y no polarizarse más. Que dejemos atrás los odios de clases que nos venden los populistas o el miedo a ser una nueva Venezuela. Nosotros merecemos más que esas promesas. Se entiende que en la actual campaña ha reinado la incertidumbre, cinco candidatos que fueron moviéndose de acuerdo a las encuestas, esas fotos que se hacen con el objetivo de conocer la intención del voto, y que a su vez sirve para inflar o destruir candidaturas, lo que paso con Duque y De la calle, quienes vivieron en orillas opuestas de las encuestas toda su campaña.

Todo está dicho, solo queda que este domingo salgamos a ejercer el voto con la convicción de hacerlo por una opción que no represente odios o la lucha de miedos, el miedo que debemos vencer es el de poder crear una sociedad educada, y estar seguros que eso lo representa Sergio Fajardo, por lo menos da mucha tranquilidad conocer los intelectuales que apoyan su candidatura, con eso se y tengo la tranquilidad de estar en el camino correcto y de construir la sociedad que le quiero dejar a mis hijos.


lunes, mayo 21, 2018

Santuario los flamencos

Sin lugar a dudas una de las experiencias inigualables en la vida es la de ser invitado y atendido como rey a un evento de conexión con la naturaleza y fuera de la rutina, pero sobre todo que te hagan sentir de una forma extraordinaria. Eso lo viví este fin de semana en el Corona Sunset santuario los flamencos.
Parte de esa Colombia que no conocemos y que se esconde en paraísos terrenales, paraísos para muchos inexplorados pero que se van volviendo sitios de visita obligada para muchos extranjeros y que nosotros como colombianos no aprovechamos. Esa Colombia que tiene una gran  biodiversidad y que permite vivir una experiencia maravillosa al mejor estilo de un Sunset de Corona.
Salir de la rutina durante un fin de semana, buscando tranquilidad y realizando actividades por rio y mar, son sin lugar a dudas una gran sensación de relax y descanso. Apreciar lo bonito que tiene nuestro país, alejados del ruido y en conexión con la madre naturaleza fue motivo de un gran recuerdo para los que estuvimos en esa jornada. Ademas de ser un evento que nos permite conocer personas maravillosas.

El santuario nacional de flora y fauna los flamencos, es un territorio de ciénagas, lagunas y bosque seco que tiene un ecosistema compuesto por múltiples aves, peces, crustáceos y plantas. La zona es una de las pocas en el caribe colombiano que aun ofrece refugio a los flamencos, aves con hermoso plumaje rosado. Especie que no pudimos observar en la visita al santuario debido a la fuerte sequía que azota al departamento de la Guajira, esa Guajira que parece olvidada por el estado y que busca la forma de salir a delante con su gente. Niños a los que se les nota la desnutrición dentro del parque , en el que conviven en medio de las secas lagunas y paisajes desérticos, las comunidades indígenas y los Flamencos, flamencos que no aparecen en el paisaje debido a la inclemente y dura sequía que se vive. El ver a estos niños hace que como visitantes a este sitio, entendamos como un departamento tan rico está sumido en tanta pobreza.  Como la falta de educación de esas mismas comunidades les lleva a tomar partido por los mismos, y a generar basura que se convierte en contaminación para la fauna y flora que lo conforma.
Sin lugar a dudas hago un a invitación a todos a visitar estos parques nacionales, a conocer mas de nuestros ecosistemas y de la flora y fauna con la contamos, pero sobre todo invito a conservarlos y a generar conciencia social del mundo que queremos dejarle a nuestros hijos.

El sunset al regresar de los flamencos una maravilla, tal como se puede imaginar, evento en el que se nota la organización y esmero de los productores y organizadores por hacer que los invitados pasemos una experiencia fuera de lo común, Para ellos todo el agradecimiento por su esfuerzo y la invitación, ojala algún día pueda repetir esta experiencia, que sin lugar a dudas es fuera de serie.

* Agradecimientos totales para Bavaria y la marca Corona por permitirme esta experiencia inigualable, también agradecimiento con los organizadores, Eyder, Maisa, Camilo, grandes anfitriones y excelentes personas.



sábado, mayo 12, 2018

Con la paciencia de un profesor

Con calma y paciencia también se llega al fin de la meta si uno es constante, a esa frase apela el Matemático Sergio Fajardo para pasar a la segunda vuelta, en donde seguramente estará, gracias a las encuestas se ha inflado el candidato del Uribismo, quien despego de forma maratónica luego de las elecciones del 11 de marzo con la consulta que realizaron, en donde German Vargas le puso votos para hacer ver disminuido a Petro y ha terminado pagando ese gran error, porque su candidatura en encuestas no despega.

Para Fajardo, quien se autodefine como un privilegiado, el mundo de la política es reciente en su vida, y sabe lo que es ir en contra de las encuestas, eso le paso al lanzarse a la alcaldía de Medellín en el año 2003, las encuestas lo dieron por acabado pero su paciencia le llevo a persistir y lograr ganar la alcaldía con la votación más alta para la época, haciendo una campaña decente, seria, honesta, austera, pero sobre todo de frente con la gente, sin mentiras y con la realidad y certeza de lograr lo que se promete.

Esa paciencia que tiene un profesor al educar la sociedad, al querer formar y edificar sobre un ser humano conocimientos, es la misma que lo hace pensar que este país tiene solución, que si se puede cambiar la forma de hacer las cosas, y que no es con los mismos que vamos a cambiar. Colombia es un país pujante con gente que quiere salir adelante, pero que se termina enredando con el político de siempre que promete y no cumple, ese que compra conciencias con la lámina de Eternit o con el mercado, ese político que llena plazas porque ofrece una rifa, almuerzo y torta con vino, o refrigerio con camisetas, ese político que sabe que hay que atemorizar para que sigamos eligiéndolos, esas políticas que no nos dejan salir del miedo o del odio, y que al final hacen una sociedad inviable para todos.
Esa paciencia que tienen Fajardo, Claudia, Antanas y el senador Robledo, para salir a las calles y mirar a los ojos a los ciudadanos, escucharlos y entenderlos, decirles que con ellos se puede cambiar la forma de hacer política, y que con ellos podemos construir con educación. Esa paciencia para educar en las calles, mostrando las propuestas y enfrentando la politiqueria y la corrupción.

Mi voto será sin duda por quien creo que merece dirigir a Colombia, una persona que nos enseñe, que eduque, que nos ayude a construir un país en el que no quepa la ley del más vivo, o el todo vale, en el que existan menos alias y más aulas, un país en el que el ejemplo no sea decir, "Le voy a dar en la cara marica", "esos hijueputas nos están oyendo" o "es un buen muerto", al final esas frases son el discurso del bandido, del más vivo que cree que los demás no tenemos derechos sino obligaciones para con él.

Con educación todo se puede, no caigamos en los odios de clases, es bonito escuchar que nos vendan promesas que al final no se cumplirán, pero que se escuchan muy bien y que llenan plazas, la realidad es que nuestro país debe buscar caminos de reconciliación y no de odios, los odios de clases están mandados a recoger, así como los miedos que nos infunden desde la extrema derecha.
Tengamos la paciencia del profesor y creamos que podemos pasar del miedo a la esperanza, y que tenemos un candidato capaz de lograrlo porque ya lo demostró, su candidatura no se la encontró en una bolsa de Yupi.

Perlas:
  • Increíble que pase como si nada el hecho de que un funcionario engavete un cambio en el tarjetón y todo porque no es de su candidato o peor aún, porque teme que este candidato gane. ¿Donde está la responsabilidad del Registrador?
  • Esta semana escuchamos al Hacker de corazones hablar con sentimientos suicidas, decía el senador Uribe que si los colombianos lo habían olvidado él se tiraba al río Magdalena, increíble lo que dice ese señor, y más increíble que haya gente que aun siga creyendo ciegamente en él.





domingo, mayo 06, 2018

La política religiosa

La última semana se vio agitada por la renuncia de quien enarbolaba la bandera la fe, según la candidata, la fe que profesa y que es de exclusión con su prójimo, pero fe al fin y al cabo para ella y sus seguidores. Enseguida y como se tratara de un acuerdo cocinado con tiempo, salió a refugiarse al partido del senador Uribe, allá fue recibida como quien perdona los pecados gracias a que con ella se deberían ir los votos de quienes la tenían como candidata. Sin embargo el mundo de la política no funciona del todo así, y quizás si se haya ido la doctora Viviane Morales con Uribe y su candidato, pero muchos de sus simpatizantes han quedado huérfanos.

La política es tan cochina como dinámica, quizás nos han hecho creer que todos son iguales y que por eso hay que elegir a quienes nos salven de los fantasmas que se han creado y que han inventado con el fin de aterrorizarnos y seguir en el poder, Colombia es Colombia. Esos mismos que han estado en los carteles de Odebrecht, de la toga, de los pañales, en fin este es el país de los carteles.
Lo bueno de todo es que no podrán seguir en el llamado centro democrático con el cuento de que son unos perseguidos políticos, sino que sus militantes condenados, son unos bandidos, criminales y en algunos casos como el de Jorge Noguera y Salvador Arana, asesinos.
Aquellos que ejercen como líderes religiosos y que gracias a la Fe, llevan a la gente a sacar conclusiones, en muchos casos amañando la palabra de Dios, esas mismas conclusiones que hablaban de que los acuerdos de paz de la habana habían tenido tintes ideológicos para homosexualizar a los niños, tal como lo decía el corrupto comprobado Alejandro Ordoñez y lo repetían en muchas iglesias cristianas.

Hoy los colombianos nos encontramos más divididos que nunca, las encuestas han hecho el daño de acabar candidaturas presidenciales, han inflado a un candidato sin experiencia, y que solo ha sabido obedecer las órdenes de quien ejerce como su  mentor, en los dos casos de ganar este candidato tendríamos o un títere o un traidor para Uribe, no se sabe que es peor para este País.
La política y la religión no deberían ir de la mano, pese a que algunos tomen la Biblia y encuentren pasajes de la época de Moisés en la que orientado por Jetro, su suegro, indicaba órdenes y asignaba administradores para tanta multitud rescatada de las manos del Faraón. Al fin, los dos temas: Política y religión resultan ser temas de debate con los cuales no podremos sacar nunca vencedores.

Esa misma política religiosa lleva a jóvenes de una famosa iglesia cristiana de Barranquilla y sin descaro alguno, llamándose a ellos mismos como decanos de principios y de la moral a criticar a todos los candidatos diferente del candidato de Uribe, y a nombre de Jesús dicen que deben darle el voto a este personaje que si tuviera algo de principios no hubiese falsificado en su hoja de vida un curso de verano como una especialización de Harvard, pero que al final la moral de estos jóvenes cristianos les da para ver la paja del ojo ajeno y no la viga que tienen en el de ellos.
Olvidan muchos de ellos que Jesús solo dejo un mandamiento nuevo, y es que se amaran los unos a los otros, sin excluir o sin discriminar, para eso muchos se aferran al poder, con el fin de imponer lo que consideran que los demás debemos vivir.

martes, mayo 01, 2018

Un profesor, de presidente un profesor

Cansados de los mismos con las mismas, de que los miedos que nos ofrecen los compren con seguridad y candidatos que no tienen méritos para llegar a la presidencia, solo queda un camino. Un reto que debemos colocarnos los ciudadanos de a pie, esos que creemos en que la educación y la cultura hacen la diferencia, y que esas dos armas son el remedio a tantos males en nuestro País.
Mientras en la campaña de Uribe y Duque, dañan la imagen del profesor hablando locuras de estos profesionales, Un profesor quiere llegar a la casa de Nariño para cambiar el sistema y colocar la educación en primer lugar. Yo si apoyo a mi profe.
Apostémosle esta vez no al odio o al miedo, las dos tendencias que marcan en las encuestas. Esas benditas encuestas que tanto daño le hacen a la democracia y que acaban candidatos.

Apostémosle de una vez por todas a que la educación sea el pilar fundamental de la sociedad, en la que el héroe de los niños no sea un traqueto sino que sea un profesor, una persona que con méritos propios contribuye a la sociedad, ese que se desvela por educar a un país que cada día cree menos en sus instituciones y le apuesta más a lo que un caudillo o un gamonal de pueblo le digan por quien votar y quien debe ser el próximo que dirija los destinos de una sociedad, sociedad asustada que sale a votar para que no seamos Venezuela.
A los colombianos solo nos ha unido el miedo a la guerrilla y la lucha de la corrupción, que sea esta la oportunidad de quitarnos de enfrente del dinosaurio del pasado, llamado Uribe, llamado Gaviria o Pastrana, que el próximo presidente sea una persona honesta, limpia y que sepa gobernar, una persona que lo haya hecho bien.
Que por primera vez tengamos un presidente que sea doctor de verdad, y no doctor porque así le dicen los del pueblo a quien usa corbata.

Lo dice Sergio Fajardo, un candidato que es un científico, un académico que se decidió a entrar en el mundo cochino de la política y hacerlo de forma diferente, que cómo se escribe la nueva página en la historia de Colombia? Con educación, ciencia, tecnología, innovación, emprendimiento y cultura. Así vamos a apostar a la inteligencia y las capacidades de las personas para transformar nuestra sociedad.
Para luchar contra las desigualdades profundas de Colombia nosotros le apostamos a las capacidades de la gente. Esa es nuestra apuesta para construir un país distinto.

Quitémonos ese miedo, venzamos la desesperanza y apatía que nos producen los mismos de siempre, venzamos la flojera de salir a votar, solo hay una forma de cambiar a los mismos con las mismas y esa forma es salir a votar, y llevar de la mano a personas que estén cansadas de esos mismos que nos han gobernado.

Asumamos un reto, el de la esperanza, solo votando podemos cambiar a los que tanto daño han hecho al país con la corrupción, a esos que se han lucrado y que se empeñan en que las personas no tengan oportunidades de educación, el reto consiste en invitar a tres personas que no voten a votar por Fajardo, a sacarlos de esa zona del abstencionismo e invitarlos a cambiar la historia.

Apostemosle a la educación. Apostemos porque un profesor sea nuestro presidente, una persona con las manos limpias, que supo gobernar y que sabe cómo sacar lo mejor de una sociedad. Y así de esta forma, como lo cantaron en la ola verde, digamos todos: Un profesor, un profesor, un presidente profesor. 


sábado, abril 28, 2018

Los buenos muertos y los buenos muchachos


Con el discurso de la Xenofobia llegó Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, con ese mismo discurso en el Reino Unido decidieron irse de la unión europea por considerar que eran de más clase que el resto de Europa y ahora con el discurso del castrochavismo en Colombia estamos ad portas de elegir como presidente al que dijo Uribe, todo lo anterior resumido en Miedo.
Esta carrera presidencial colombiana y en general las elecciones que se llevan a cabo son movilizadas por el miedo que infunden desde quienes siempre han estado en el poder,  y que saben de lo poco racional que somos los colombianos, ya que entienden desde esta corriente política que los colombianos nos movemos visceralmente.
En ese partido político donde hay muchos buenos muchachos, que luego de aliarse con criminales como el caso del doctor noguera, un buen muchacho samario, terminan en la cárcel por haber convertido el organismo de inteligencia del estado en un aliado del paramilitarismo, todo alcahueteado por nuestro mesías, el mismo que dirige la orquesta, define candidatos y pone presidentes.

¿Qué pasa cuando no sirven los buenos muchachos? Se convierten en buenos muertos? justificados en un mensaje que el senador que es más inteligente que todos, justifica como un mensaje que replicó, pero con el que no está de acuerdo, esa es la política de este señor y aun así sus seguidores fieles, no se perderán, estamos seguros quienes creemos en un estado social y de derecho, tal como lo dice nuestra constitución y no creemos en Uribe, que el ex presidente puede pararse al frente de un colegio y disparar con un fusil que no perdería un solo voto o seguidor. 
En Colombia ha bajado el Uribismo, pero los que quedan son los más radicales, pensadores como José Obdulio, quien enviaba al llamado Patriota a hacerle favores en la cárcel de Medellín y que ahora niega que lo haya hecho.  Todo esto hace que quien antes se hacía matar por Uribe, el llamado patriota, ahora tema que lo maten.

No se sabe que da más miedo, que un ex-presidente de Colombia hable de buenos muertos o que sus seguidores sigan ahí como si nada, que todo lo que diga o haga no le reste un solo voto o le quite credibilidad ante quienes ciegamente lo siguen. Solo demuestra lo enferma que esta nuestra sociedad y lo obstinada que se ha convertido en pos de luchar contra miedos fantasmas como el del castrochavismo.

Seguro que al llegar al poder buscaran perpetuar la idea de que deben luchar contra Venezuela, que nuestras EPS no funcionan porque Maduro es el presidente del vecino país, o que la calidad de la educación en Colombia no es buena porque la guerrilla tiene 10 curules en el congreso, seguro que mucho de eso seguirán diciendo, y muchos seguirán creyendo ese discurso, al mejor estilo de los compañeros de su partido que no cuidan las comunicaciones que terminan apartados frente a la luz pública cuando develan como funciona ese mecanismo. Así son, lo más peligroso de todo es entender cómo se habla de buenos muchachos y buenos muertos, o ni siquiera eso, sino como los Colombianos justifican que un personaje tan oscuro siga aturdiendo la sociedad con mensajes en Twitter, hackeando el corazón de los incautos.


viernes, abril 20, 2018

El mecanismo

En estos días que se debate en Colombia el aval del Senado de la república para que los colombianos podamos votar por la consulta anticorrupción. También, por casualidades de la vida Netflix estrena su nueva serie "O Mecanismo", viendola termina uno de entender la forma en la que los dueños del poder se ferian los recursos públicos con el fin de llenarse los bolsillos, solo así se entiende que congresistas en el caribe inviertan más de 6 mil millones de pesos comprando votos, o que otros personajes políticos quieran perdurar en el poder con sus amigos los más ricos, con el fin de conservar sus vastas extensiones de tierra y sobre todo seguir acrecentándolas, pero entiende uno que estas personas están enfermas de poder y que sus ansias no se llenan con un periodo, ni dos, que el poder no se cede sino que se arrebata.

El mecanismo es una serie interesante, solo hay que cambiarle el país en el que se desarrolla por cualquier país de Latinoamérica y darse cuenta de cómo la corrupción ha permeado todas las instituciones, y que Colombia no es ajena a este cáncer, tal como lo definen los protagonistas de la serie, la corrupción es un cáncer que se va comiendo todo poco a poco.
La corrupción es inherente al ser humano, funciona de forma en la que todos comen un poco para así engordar precios o generar ganancias en la mayoría de casos a través de dineros públicos, quizás porque sean de todos y ninguno los defiende, no entiende el pueblo que ese mecanismo, siendo el cáncer de la sociedad es lo que le quita las mayores oportunidades de educación o de una salud de calidad, no se entiende aunque viviendo cincuenta años bajo el yugo de este cáncer, la gente siga eligiendo a los mismos y no apueste por gente honesta, tal vez será porque siempre hemos elegidos impulsados por el miedo,  y que no tenemos la oportunidad de escoger al mejor sino de escoger al que combate los miedos que nos siembran, el miedo en esta ocasión le llaman Castrochavismo.

La consulta anticorrupción busca entre otras cosas que los congresistas se bajen el sueldo, que la contratación tenga más ojos que manos y que los congresistas no se atornillen a sus sillas, como lo hacen los gamonales costeños, estilo Roberto Gerlein. Y en medio de la contienda electoral, salen los miembros de cada partido a vociferar que luchan contra la corrupción, pero que no son capaces de acertar o dar lecciones de moral, ya que en sus partidos y militantes hay mucho de eso.  

Funciona igual en toda la sociedad, así como cuando las empresas públicas piden y manejan sobornos para que se agilicen los temas, incrementando costos, esa es la forma en la que el mecanismo actúa, en el que la corrupción y el poder se convierten en una bomba nuclear, que destruye todo lo que lo rodea. Ese mecanismo funciona igual en las obras de estadios y puestos de salud inconclusos en ciudades de la costa, en donde se ha invertido más dinero del presupuestado inicialmente, y en el que sin ruborizarse se siguen añadiendo más recursos para terminar un estadio que ha salido demasiado costoso para su aforo final. Sin embargo la gente se conforma diciendo que peor era no tener el estadio.
Ocurre igual con la llamada vía de la prosperidad, cuya licitación fue hecha a la medida del contratista ganador, con un valor total de $432.000 millones. Un proyecto que constaba de 52.6 kilómetros, entre Palermo y Guáimaro (Salamina), pero al rectificarlo topográficamente, la firma Ribera Este confirmo que era de 48  kilómetros. Sin embargo se pago por mas de lo que van a entregar, no hay responsables ni dolientes, todo sigue como si nada. Ese es el cáncer que acaba con la educación y la salud, pero que sobre todo indica como funciona el estado y porque muchos quieren seguir en el poder.

Perlas:

  • Cambridge analityca confirmo que Trump uso las mismas tácticas que Hitler para hacerse elegir, las mismas que usan partidos de ultraderecha en Colombia, el odio, miedo, y división.



Del miedo a la esperanza

Los colombianos siempre hemos salido a votar asustados, presionados por el miedo que nos inventan y generan desde la clase política que sie...

Buscar este blog

Translate