viernes, abril 20, 2018

El mecanismo

En estos días que se debate en Colombia el aval del Senado de la república para que los colombianos podamos votar por la consulta anticorrupción. También, por casualidades de la vida Netflix estrena su nueva serie "O Mecanismo", viendola termina uno de entender la forma en la que los dueños del poder se ferian los recursos públicos con el fin de llenarse los bolsillos, solo así se entiende que congresistas en el caribe inviertan más de 6 mil millones de pesos comprando votos, o que otros personajes políticos quieran perdurar en el poder con sus amigos los más ricos, con el fin de conservar sus vastas extensiones de tierra y sobre todo seguir acrecentándolas, pero entiende uno que estas personas están enfermas de poder y que sus ansias no se llenan con un periodo, ni dos, que el poder no se cede sino que se arrebata.

El mecanismo es una serie interesante, solo hay que cambiarle el país en el que se desarrolla por cualquier país de Latinoamérica y darse cuenta de cómo la corrupción ha permeado todas las instituciones, y que Colombia no es ajena a este cáncer, tal como lo definen los protagonistas de la serie, la corrupción es un cáncer que se va comiendo todo poco a poco.
La corrupción es inherente al ser humano, funciona de forma en la que todos comen un poco para así engordar precios o generar ganancias en la mayoría de casos a través de dineros públicos, quizás porque sean de todos y ninguno los defiende, no entiende el pueblo que ese mecanismo, siendo el cáncer de la sociedad es lo que le quita las mayores oportunidades de educación o de una salud de calidad, no se entiende aunque viviendo cincuenta años bajo el yugo de este cáncer, la gente siga eligiendo a los mismos y no apueste por gente honesta, tal vez será porque siempre hemos elegidos impulsados por el miedo,  y que no tenemos la oportunidad de escoger al mejor sino de escoger al que combate los miedos que nos siembran, el miedo en esta ocasión le llaman Castrochavismo.

La consulta anticorrupción busca entre otras cosas que los congresistas se bajen el sueldo, que la contratación tenga más ojos que manos y que los congresistas no se atornillen a sus sillas, como lo hacen los gamonales costeños, estilo Roberto Gerlein. Y en medio de la contienda electoral, salen los miembros de cada partido a vociferar que luchan contra la corrupción, pero que no son capaces de acertar o dar lecciones de moral, ya que en sus partidos y militantes hay mucho de eso.  

Funciona igual en toda la sociedad, así como cuando las empresas públicas piden y manejan sobornos para que se agilicen los temas, incrementando costos, esa es la forma en la que el mecanismo actúa, en el que la corrupción y el poder se convierten en una bomba nuclear, que destruye todo lo que lo rodea. Ese mecanismo funciona igual en las obras de estadios y puestos de salud inconclusos en ciudades de la costa, en donde se ha invertido más dinero del presupuestado inicialmente, y en el que sin ruborizarse se siguen añadiendo más recursos para terminar un estadio que ha salido demasiado costoso para su aforo final. Sin embargo la gente se conforma diciendo que peor era no tener el estadio.
Ocurre igual con la llamada vía de la prosperidad, cuya licitación fue hecha a la medida del contratista ganador, con un valor total de $432.000 millones. Un proyecto que constaba de 52.6 kilómetros, entre Palermo y Guáimaro (Salamina), pero al rectificarlo topográficamente, la firma Ribera Este confirmo que era de 48  kilómetros. Sin embargo se pago por mas de lo que van a entregar, no hay responsables ni dolientes, todo sigue como si nada. Ese es el cáncer que acaba con la educación y la salud, pero que sobre todo indica como funciona el estado y porque muchos quieren seguir en el poder.

Perlas:

  • Cambridge analityca confirmo que Trump uso las mismas tácticas que Hitler para hacerse elegir, las mismas que usan partidos de ultraderecha en Colombia, el odio, miedo, y división.



sábado, abril 14, 2018

Costumbres


Dicen que con el tiempo las personas terminan acostumbrándose a su situación, siempre lo verán como normal y por eso no sufrirán o sentirán algo anormal, y tal vez en caso de que eso que los acostumbro deje de ser o de pasar sentirán la falta de costumbre, similar nos pasa en Colombia, en donde nos acostumbramos a un miserable conflicto que ha dejado cientos de miles de muertos a lo largo de la historia, secuestros y destrucción de la sociedad, es así como vemos en noticieros el secuestro de tres periodistas y sentimos regresar al pasado, a las épocas en las que Andrés Pastrana le entrego el país a las FARC o como dicen unos, fue engañado por la guerrilla y Colombia vivía una época de desesperación con bombas, secuestros, retenes y tomas guerrilleras.

En Ecuador no están acostumbrados a vivir esas épocas, ha sido un país más caracterizado por luchas indígenas y situaciones políticas internas que hicieron en un momento de su historia que los presidentes electos no terminaran su mandato. Por eso esta semana, cuando se confirmó el asesinato cruel de tres periodistas a manos de bandas criminales, producto de aquellos que decidieron escapar del proceso de paz, el Ecuador se levantó en una sola voz de rechazo, no están acostumbrados a aquel delito atroz en un país que no ve ese tipo de noticias en sus medios.

Nosotros como sociedad, solo recordamos épocas oscuras y nuestra reacción es sentir el mismo miedo que vivimos a finales de los 90. Ese del que los políticos se aprovechan para seguir o recuperar el poder, nos quitan las esperanzas entre bandidos, por un lado los actores armados que tantos presidentes han colocado en nuestro país, y por otro lado esos gobernantes o aspirantes que saben que la falta de costumbre a una sociedad en paz es un detonante del miedo para aprovecharse y seguir en el poder.

Somos una sociedad inmensamente violenta, nos acostumbramos a eso, lo vivimos y lo seguimos viviendo, porque los actores armados intervienen en nuestros anhelos de superarnos como sociedad, la delincuencia desatada últimamente, los actos de estas bandas criminales que se formaron luego de la desmovilización de los paramilitares y de las FARC, hacen que siempre sintamos el temor al que nos acostumbramos y esa búsqueda encontremos mesías o salvadores que nos prometen una dosis de lo mismo que vivimos en el pasado, tratando de evocar viejos recuerdos cual dos quinceañeros enamorados, en donde un país no entiende de cultura o educación, porque se acostumbró a la violencia y a exigir mano firme  contra los bandidos, siempre y cuando esos bandidos no sean amigos de quien promete esa mano firme y corazón grande.

Perlas:

  • La estupidez humana es impresionante, solo a un estúpido y además bandido, se le ocurre seguir delinquiendo cuando se le han condonado sus crímenes del pasado, solo con la única promesa de no volver a hacerlo, sin embargo el señor Santrich al parecer solo entiende de poemas y de sus fechorías.


martes, abril 10, 2018

Cuando la comunidad defiende a los delincuentes

Las últimas semanas la ciudad de Santa Marta ha estado viviendo una ola de atracos e inseguridad como hace muchos años no pasaba, lo sorprendente del asunto es que las autoridades  se hacen los de las vista gorda o no sienten el temor que vive el pueblo samario.

Atracos y asesinatos por doquier, los samarios indignados salen a rechazar en redes sociales para que las autoridades despierten, incluso desde la alcaldía se genera una campaña de rechazo como si su labor no estuviera por dar parte de la solución. Asesinan por robar un celular, ese es el valor de la vida para un miserable que armado sale en su moto a ver que pesca en las solitarias y oscuras calles de la ciudad, en donde reina el hampa. País el nuestro que cuenta con un sistema judicial adoptado de los gringos y que permite que estos miserables asesinos y delincuentes salgan de la cárcel en cuestión de días y vuelvan a hacer de las suyas.

No solo ocurre en Santa Marta, en general en la costa y el país la sensación de inseguridad ha crecido en medida que se acercan las elecciones presidenciales, como su el destino se alineara con quien solo habla de bala y seguridad, como parte de sus propuestas y campaña. Nos roban las esperanzas en un país educado cuando con rabia pensamos en que la mejor alternativa es que un Pinochet llegue al poder y nos devuelva la tranquilidad que se creía vivir hace 10 años.

Existe un grave problema social cuando una comunidad impide que se capture a quienes delinquen, cuando se siente más afecto por la persona que comete los crímenes que rechazo por los actos criminales que produzca, es como si la sociedad colombiana viviera un síndrome de Estocolmo permanente, es así como se justifican los actos criminales que un gobierno haya ejecutado, o si estos mismos hicieron robos al erario público, los delitos que se cometan desde esos gobiernos no importan porque al final el agradecimiento o afecto que sienten por esa persona que gobernó son más fuertes que lo que la justicia pueda probar. Se justifica así que se cometan interceptaciones telefónicas a quien no esta de acuerdo, o se tenga mayor afinidad por Popeye que por un profesor.

Eso ocurre en nuestra sociedad, es así como en barrios periféricos de Santa Marta, en donde viven y se refugian los criminales la comunidad los defiende, sale dispuesta a enfrentarse con la policía para que estos no sean capturados quienes asesinan y roban, igual sucede con quienes nos gobiernan en un país ciego para muchas cosas mientras se les garantice la tranquilidad o seguridad de que no seremos Venezuela, y en dicho caso para que serlo, nos basta se una sociedad que se acomoda a la criminalidad para justificar los afectos por quien comete los crímenes. Solo nos duele cuando nos toca, mientras tanto es mejor ver las noticias por RCN y seguir el reality de moda para poder reír y llorar con los niños que cantan en la Voz Kids, en un país que le falta verdadera educación.


sábado, abril 07, 2018

Mano firme, corazón grande


El señor de las sombras titulado así el ex presidente Uribe en la biografía no autorizada, un personaje que a los 29 años fue director de la Aerocivil, entregando desde ahí licencias dudosas para que personajes oscuros hicieran pistas de aterrizaje, en un momento histórico en el que el país se encontraba dominado por Pablo Escobar y el narcotráfico, eran las épocas en las que el señor Ivan Duque Escobar, padre del hoy candidato de su partido lo denunciaba y alzaba la voz de que aquel joven promesa tuviera tanto poder y que justo lo utilizara para ayudar a los Ochoa y compañía. Hoy vivimos entre dos miedos, miedo de ambos lados, desde distintas orillas que se viven en este país, por un lado nos echaran miedo desde la extrema derecha y por el otro nos sigue dando miedo a muchos que Uribe vuelva al poder.

De esa mano firme vivimos muchos en Colombia hoy, la gente ha vivido los últimos ocho años bajo las mentiras que desde la oposición nos han vendido y han jugado con esa mente débil de muchos que solo utilizan el televisor para ver noticias en RCN, la voz kids por Caracol y las novelas de moda, y el computador o su celular lo utilizan para creer en lo que se vuelve viral mediante memes y videos que hacen de uno y otro lado, incluso llegan a decir que mejor no ven o escuchan los debates, temiendo tal vez que al escuchar a su candidato sepan que la están embarrando, mejor siguen firmes con la el corazón grande.
Y es que hablar con un Uribista se vuelve un ejercicio de tolerancia y respeto, de esos retos que Dios le coloca a uno, al tener que escuchar de esas personas justificaciones para los delitos y crímenes que se cometieron en 8 años de gobierno de la mano firme y el corazón grande, no entran en razón, al final lo que les han vendido en estos años de oposición es el miedo al cual recurren con la llamada seguridad y la confianza inversionista para comprarles los temores y venderles satisfacciones.

Amenazas de muerte de algunos seguidores del uribismo y del Centro Democrático llevaron al caricaturista Matador a dejar sus redes sociales, y a tener que vivir escoltado, en una sociedad medianamente sensata esto no debería pasar. En la nuestra esos mismos uribistas y fanáticos lo justifican.

Me refiero a todo lo anterior ya que le fenómeno del candidato que dijo Uribe se creció, y lo hizo de una forma esperada por su patrón, e inesperada para muchos que veían como desde esa orilla seguían hablando del castrochavismo en forma de Petro o de la tibieza encarnada en Fajardo, así de esa forma se hicieron opción para muchos que hoy no recuerdan todas las fechorías y los amigos de ese partido que se encuentran presos o huyendo, recordando entonces que los mismos uribistas solo dicen que en todos los partidos hay de lo mismo, y que como todos son iguales no se puede entrar a juzgar a quien para ellos representa seguridad en un país de derecha, una sociedad gobernada durante décadas por los mismos que hoy se llaman renovación, es que resulta increíble pensar que muchos digan que votan por Duque porque sienten que es la renovación en política, renovación que va de la mano de muchos políticos que han acabado con este país, amigos como Pastrana, Martha Lucia, Alejandro Ordoñez (corrupto comprobado), Luis Alfredo Ramos sindicado por paramilitar, el general de la mafia Popeye y otros tantos personajes oscuros que están en ese lado de la balanza que solo me hacen pensar que al colombiano le gusta la apología al delito, siempre y cuando se respeten su derechos no importan los de los demás.

Propuestas como la de centralizar la justicia en una sola corte, es solo el comienzo de lo que asoma en un país que se acostumbró a comprar miedos y a creer en que el salvador es aquel personaje que quedara en la historia como el señor de las sombras, pero para muchos será su salvador en épocas que el país estuvo arrodillado a la guerrilla por culpa de quien hoy es su mejor amigo y socio, de esos personajes que saben que el colombiano no tiene memoria, porque piensa visceralmente.


Perlas:
  • Interesante los debates que se han dado, es en estos espacios donde tenemos la verdadera oportunidad de escuchar propuestas de cada uno y de no comer el cuento de lo que nos venden a través de los medios y las redes.
  • Difícil situación vive Santa Marta en materia de orden publico, atracos por todos lados, un fenómeno social difícil de atajar y que en medio de la contienda política lleva a muchos a pensar que se requiere el regreso de "castaño".
  • Como rin rin renacuajo, sonriente y muy majo se le ve al Doctor Duque en los debates, habla acerca de que los guerrilleros están llegando al congreso sin pasar por la JEP, no dice el doctor Duque que su partido incluyéndolo a el bloquearon durante meses los debates a la JEP con lo que esta no pudo ser implementada en la fecha acordada.

viernes, abril 06, 2018

Matador

Pasa en Colombia, un país supuestamente democrático, ocurre que algunos matoncitos se atreven a amenazar a periodistas, caricaturistas y todo aquel que les resulte incomodo a los que están en el poder, son aquellos fanáticos de esos personajes que con sus actitudes en las que se cuentan y se creen por encima de la ley, hacen que sus seguidores se vuelvan posibles asesinos. Pasó en Colombia, en estos días el burrito Ariel Ortega de Cali, amenazo con echarle a Castaño al caricaturista Matador.

Estos personajes abundan en las redes sociales, y cabe siempre dentro de sus características que resultan siendo seguidores del ex presidente Uribe, salen en fotos con los políticos del Centro democrático y entienden el estilo del líder, ese que sabe que con su inteligencia superior y con los señalamientos directos a la prensa que le controvierte como lo hace el ex presidente con Daniel Coronel, Daniel Samper y con Matador, nunca tendrán a la justicia atendiéndolo. Pero si logra que sus sequito de seguidores como algún día lo dijo el mismo Iván Duque, sigan al monje de la secta para mostrarse con ganas y furia como lo buen uribista que son. Esos que promulgan la llamada seguridad democrática, más seguridad y que llevan dentro un paramilitar en el corazón, resumiendo los males de Colombia en la guerrilla.

Hoy que en Colombia la guerrilla de las FARC se acabaron, y podemos ver los verdaderos problemas como el de la corrupción, esa con la que se roban la educación y la alimentación de los niños, esos personajes oscuros nos venden los miedos de Venezuela, pero no entienden aquellos que compran estas ideas quienes son verdaderamente con los que gobiernan el país vecino, esos que allá callan las voces de la oposición, amenazan y hacen salir a quienes no estén con el régimen, algo similar a lo que se vive en nuestro país, lástima que la gente común no lo entienda. Que hacen los dictadores en los países que dominan como Cuba y Venezuela? en esos países no existe la oposición y no les dan cabida a esos mismos reclamos y rechiflas que hoy hacen desde la barrera opositora los uribistas.

En esa orilla donde existen fanáticos como Juan Carlos Pastrana que justifican, acusan y se vuelven intolerables a los que pensamos diferentes, personajes que veneran y se amangualan con Popeye, personaje peligroso que incita a la violencia y desde sus redes sociales invita al odio por parte del Uribismo y que son aliados del radicalismo de Ordoñez. Son esos mismos odios producto de los radicalismos los que convierten a una sociedad como inviable, esa en la que las FARC colocaban presidente, así colocaron a Pastrana y luego a Uribe, y de esa forma nos tapaban los ojos.
Hoy Colombia sigue siendo Colombia, país que se mueve visceralmente, de esa forma en la que se grita y reprende, o se justifica una amenaza a quien no sea de nuestro agrado. 
Toda la solidaridad con Matador, y que ojala vuelva pronto a las redes sociales, sus caricaturas nos hacen falta para reír de nuestros problemas.

domingo, abril 01, 2018

Buscando a Chavez, encontré a Uribe

Corre hace tiempo en Colombia el comentario malintencionado, temeroso y mentiroso de parte del Uribismo que estamos ad portas del llamado castrochavismo, dicen desde esa orilla de la política que el Presidente Santos es uno de los máximos exponentes del Castrochavismo, que es aliado de las FARC y que nos conduce a una presidencia de Timochenko. Todo alejado de la realidad y con una dosis de miedo tan grave que personajes del vallenato como Juancho de la Espriella o Poncho Zuleta, personajes con alto sentido musical pero poco conocimiento político replican entre sus seguidores y multitudes.

Me puse a la tarea de buscar a Chávez en los personajes que desde el llamado Uribismo critican y mencionan como los posibles causantes de una tragedia como la ocurrida en Venezuela, entre esos comenzaron hablando por el mismísimo Santos, a quien acusaron de ser aliado de Timochenko y de haberle entregado el país a las FARC, mentira más grande cuando en las elecciones que pasaron las FARC solo lograron 50 mil votos al senado. Luego, al ver que esta mentira caía como caen las guanábanas maduras de un árbol, se dieron a la tarea de irse contra Gustavo Petro al verlo punteando en las encuestas de presidente, ahí comenzaron a decir que Petro está financiado por Maduro, o mejor aún, que Petro nos llevará a Venezuela, como si para ser Venezuela necesitáramos mucho tiempo o como si ya no viviéramos una crisis humanitaria con tantos desplazados en nuestro país. Esos desplazados de los mismos que han gobernado durante décadas y siguen atados al poder con mentiras, miedo pero sobre todo con la corrupción que llevan en la sangre, esa misma que les da el cinismo para hablar de lucha contra la corrupción cuando son los precursores de la compra de votos, o de cambios de un articulito para seguir reinando, de censurar medios de comunicación o de proponer acabar con las otras ramas del poder así como lo hicieron en Venezuela.

Es desde esa orilla de donde salen los comentarios que atemorizan a más de medio país que hoy ve en el que dijo Uribe el medio de salvación a todos los problemas que se han creado mediante los mismos comentarios, es quizás la forma más oportuna de generar el problema y encontrar la solución, así son los Uribistas. Así de esa forma encontré similitudes con el modelo Venezolano, modelo en donde un personaje con gran actuación y con mucha demagogia arrodillo a un país, acabo con la economía del país más rico, pero su familia y amigos se hicieron más ricos, en donde cambiaron la constitución para seguir reinando y claro luego dijeron quién era el heredero a dedo, ese que debía seguir la misma línea. Así como Uribe, sus hijos y amigos se han enriquecido con el poder en estos años.

Revisando y analizando la situación no encontré muchas diferencias entre Chávez y Uribe, dos personajes igualmente de autoritarios, dictadores y con un gran don para llegarle a la gente, personajes que hicieron en cada país como hace un mayordomo con su Finca y luego terminaron por generar el temor de que sin ellos, Venezuela seria invadido por los Estados Unidos, y que en Colombia seriamos como Venezuela... Uribe, hermano ya déjanos en paz, ya fue tu tiempo... Gracias por todo lo que hiciste en tus cuatro primeros años de poder, pero ya queremos dejar el odio a un lado y pasar la página. Siempre es que me di cuenta que buscando a Chávez, encontré a Uribe.

sábado, marzo 24, 2018

El daño de las encuestas

Hay que ser un zorro político para conocer que las encuestas en Noviembre no ganan las presidenciales en Colombia, eso lo conocía muy bien Álvaro Uribe Vélez y así de forma silenciosa hizo su trabajo de la mejor forma que sabe hacerlo, confundiendo y generando temor en los Colombianos. Lo primero fue atemorizarnos con el cuento de las FARC con presidente, y luego viendo que la gente entendía la mentira, se fue lanza en ristre contra PETRO y siguió con lo suyo, polarizar, mentir, engañar de esa forma tan deliciosa que siguieron cayendo más incautos en el mismo cuento.

El hecho de que en Noviembre, Sergio Fajardo punteara todas las encuestas, le hizo pensar que lo tenía hecho, lo hizo creerse invencible y dormirse en sus laureles, nunca entendió Fajardo el problema del colombiano, que vive de emociones y del momento, y que eso que plantea en sus propuesta de educar, es realmente lo que nos falta, porque los colombianos en su mayoría no la tiene. A Fajardo le paso cuenta el hecho de combatir la corrupción de frente con su discurso, en un país manejado por las mafias en cada región, un país diferente a la Medellín en la que trabajo por su alcaldía pulso a pulso y luego por la gobernación de Antioquia de igual forma, no entendió debido al aire que le daban las encuestas tan lejos, que precisamente eran eso, unas encuestas y muy lejos de la contienda electoral.

Con las consultas a la vista creció Petro y como parte de ese miedo infundado por el Uribismo temeroso de que alguien que no le tiembla la mano para combatir a los corruptos y a los terratenientes de las grandes propiedades de tierra en Colombia, fueron dando al traste que en cuanto mejor le fuera a Petro en las encuestas más crecería el Uribismo, ese que no le importa para nada que su líder tenga más investigaciones que el Sida y todas engavetadas, pero que sobre todo entre más les digan que seguirá mandando en cuerpo ajeno, más convencidos están de que hay que votar por el que él diga.

Al llegar el año 2018, se iniciaron las campañas en serio con las llamadas consultas, estas hicieron que comenzaran a crecer los candidatos de Uribe, Duque un perfecto desconocido para el 85% de los colombianos en ese momento paso a tener la cámara y los medios que Fajardo olvido; y olvido precisamente en el momento que las encuestas lo llenaron de certezas y debieron dejarle incertidumbres, enseñanzas, todo lo que nunca aprendió. Y no aprendió precisamente porque no conoce el manejo de la política, cosa que Uribe maneja a la perfección, y ahí en esa consulta del 11 de marzo hizo que su candidato se inflara.
Las encuestas han demostrado últimamente que no tienen la razón, prueba de ello han sido los casos recientes en Inglaterra con el brexit, en Estados Unidos con Trump y en Colombia con el plebiscito, todos estos escenarios fallaron para las encuestas, muchos ganadores se durmieron en sus laureles y perdieron de forma inesperada. 

El daño en las encuestas, esas que hoy dan ganador de lejos al candidato de Uribe, un personaje que nunca administro o dirigió algo, o mucho menos fue elegido para algún cargo de elección popular, al congreso llego en una lista cerrada, de esa misma forma el que Uribe diga será el próximo presidente, así quizás pueda seguir en el poder los 4 años que le quito la corte constitucional cuando intento reformar la constitución para seguir en la casa de Nariño, entrando por el sótano  a delincuentes como JOB.

Perlas:
  • Caen los presidentes en otros países por el escándalo de Odebrecht, en Colombia los involucrados tienen la posibilidad de ser presidentes. Vea pues, sino somos acolitado res del delito.
  • Muy preocupado por estos días German Vargas, no ha podido encajar en las encuestas, quizás siga tratando de manejar con su maquinaria y poder ese entramado para crecer en votos que es lo que realmente se necesita.


El mecanismo

En estos días que se debate en Colombia el aval del Senado de la república para que los colombianos podamos votar por la consulta anticorru...