jueves, diciembre 30, 2010

Memorias de un pueblo que no despierta

Bonita ciudad, la que tenemos ahora. Con una marina internacional y una quebrada atravesando la avenida del libertador. Bonito departamento, con cientos de peajes humanos en 7 kilómetros de carretera. Son las memorias de un pueblo acostumbrado al conformismo, a vivir del rebusque, a estar pendiente de las frías del viernes y de lo macondiano, de esas historias que a muchos de nosotros nos sorprenden al escucharlas y que parecen salidas de un cuento de García Marquez. Hoy veo a mi pueblo Magdalenense, sumido en un sueño profundo en una clara apología a lo que no esta bien, en estar pensando que el mercado o las laminas de eternit que le llevan los vives, lacouture, pinedo y trino luna son la solución a sus problemas, que error mas grave!!
Tristeza, desolación, pena, y asombro causa ver en medio de una carretera el agua en sus casas producto de crudo invierno que azota nuestro país este año, y tal vez sea poco en comparación con lo sucedido en el sur del atlántico, pero no puedo ser conformista ni pensar nunca en la mano que le falta al otro cuando a mi solo me falta un dedo, tengo derecho a exigir, la constitución ampara al pueblo, le da derecho a exigir y como ciudadano de bien que lucho por construir una sociedad en la que mi hija crezca y viva feliz, me doy “la pela” porque sea así. Seguramente el próximo año de elecciones, el que “lleva al Magdalena en el corazón” o los demás políticos indignos de nuestra región cuando comiencen su trasegar por conseguir llegar a la gobernación para luego olvidarse de una problemática que quizás tenga mas años que los que tengo yo de vida y engañar a la gente, la gente despierte de ese sueño profundo que no hace mas que causarle daño y tenerlo rezagado a nivel nacional.
Otro ejemplo claro de lo que no esta bien es la ciudad, una ciudad en la que no se ve el avance, no se notan políticas fijas de gobierno, no hay interés por corregir un problema de inundación en una avenida principal que tiene mas de 20 años y q tal vez si, siempre haya existido, pero para el cual ninguno ha resuelto hacer nada y es por eso que veo que la gente, esa misma que no respeta las señales de transito, la que no respeta la cebra para que el peatón cruce, la que no respeta al prójimo en plena calle, porque eso hace parte de su idiocincracia, siempre elegirá los mismo con las mismas, y dicen que Santa Marta tiene uno de los desempleos mas bajitos del país, yo creo que tiene uno de los índices de subempleo mas altos del mundo, y que la mayor fuente de empleo resulta ser moto taxista, vender bolitas en la busetita o limpiar vidrios a los carros en los semáforos… por eso es hora que como Magdalenense y Samario te sientes a pensar un rato, luego de que despiertes y puedas tomar conciencia de lo que no esta bien. Hoy solo quiero invitar a una reflexión, porque ya el próximo año será el mismo cuento con los mercados y abanicos.

Difamar, difamar y difamar

Al sector de ultraderecha Colombiana parece que le quedo gustando el repetir palabras al momento de lanzar sus frases, de ahí tenemos que ...