sábado, febrero 23, 2013

La falla de tener de todo

Los años pasan en la ciudad y a veces notamos como si esto no sucediera, de aquellas buenas cosas que de niño disfrutamos tal vez puedan quedar pocas, es la ley de la vida, todo cambia, todo se transforma... Pero muchos de los malos recuerdos de niño siguen presentes, hay cosas a las que parece que el tiempo no les pasara o si les pasara las empeorara, es el caso tal vez de las cultura ciudadana, de la seguridad, de la movilidad, Santa Marta una ciudad con todo para crecer y en la que el debate son los toques vallenatos del gobernador con el alcalde. En la que la voluntad de unos pocos ciudadanos pueda jalonar el progreso, y en la que su esfuerzo por recuperar calles que anteriormente eran olvido y desecho se convierte en risa de unos pocos des adaptados porque al día siguiente de pintar o limpiar las paredes, aparecen los bandalos a dañar lo que no les cuesta, y aquellos que no sufren pos su ciudad.
Con todo y con nada, es a lo que nos hemos acostumbrado, vivir en donde creíamos que era mágico  macondiano, pero que en la realidad no tiene nada de ensueño, no hay organización ciudadana, el samario no despierta ante los garrotazos que le dan sus gobernantes, unas playas que de a poco cambia de color, y que de aquel azul majestuoso se ha ido tornando azul sulfuroso como diría el chiste del negrito. Pero ojala, que por lo menos el sacrificio de perder el mar, a cambio de carbón representara crecer a la ciudad o al departamento, pero esto no es así, inversión en calles no hay, no se invierte en la recreación de los niños, la educación de la ciudad ni que decir, o que tal la pelea que se siempre caza el alcalde de turno para subir a sus amigos en la ESE y en los puestos de salud. Y ya como Colombianos, estamos tan acostumbrados a que nos roben de frente, que esto es normal, que la seguridad y percepción de esta no se siente, a medida que pasan los años se sufre la inseguridad en mayor medida.
Una ciudad que no cuenta con escenarios deportivos de nivel, en la que los deportistas emigran a otras ciudades por la falta de apoyo, ni si quiera la empresa privada aporta al deporte del departamento, ni mucho menos al de la ciudad.Y en la que para rematar nos plantean el cierre del estadio, por falta de mantenimiento hace 60 años, y en la que aplicando la ley de salida fácil se recurre al cierre del viejo Eduardo Santos, escenario este que cuenta con el apellido del presidente de la República y de quien fue vicepresidente y que prometió al mejor estilo de su jefe de turno, pero que nunca vimos realmente hechos concretos. Resulta mas curioso aun, que precisamente en esta ciudad que no cuenta con canchas de nivel ni un estadio decente, nos hartemos de decir que es la tierra del tigre de Santa Marta, o la del Pibe Valderrama, y en la que no hay sentido de pertenencia por su equipo de futbol. En cuestión de cultura se empieza a despertar con la remodelaciòn del viejo teatro Santa Marta, y a la cual se le hizo un gran despliegue mediático al momento de comenzarla, pero de la que no se conocen resultados a la fecha, aunque esperamos que esto sea cuestión de tiempo.
Decía un escritor francés que “el deporte delega en el cuerpo algunas de las virtudes más fuertes del alma: la energía, la audacia y la paciencia” y en esa medida los éxitos deportivos adquieren por un lado el carácter de símbolo para la sociedad a la que representan y sus deportistas constituyen generalmente un ejemplo para el resto. Pero el éxito de nuestros deportistas sin duda se ve cercenado porque detrás de su esfuerzo no existe un grupo de gobernantes serios, que sin hablar trabajen y muestren resultados, o que un séquito de lambones defienda siempre aun cuando saben que no tienen razón   A ese grupo de dirigentes es al que exhorto a hacer mas obras y menos toques vallenatos, y mojar menos prensa haciendo anuncios, porque en 60 años los samarios ya nos hemos acostumbrado a que esta no es la ciudad con la magia de tenerlo todo, sino la ciudad en la que la falla es tener de todo.


Perlas:
- Insisto en la incapacidad e impotencia que sentimos ciudadanos de bien, a los cuales nos toca recurrir a acciones de tutela para defender nuestros derechos, porque algún idiota no hizo su trabajo bien, o porque una secretaria de entidad publica se cree la dueña de la ciudad y de la verdad y los demás vivimos arrendados. Ojala algún día, al ciudadano de bien no le toque recurrir a esto para que sus derechos se respeten y no se vean vulnerados por la inoperancia de nuestro sistema gubernamental.

sábado, febrero 16, 2013

Una lección de humildad

Antes, la historia ha mostrado a personajes que han pasado de héroes a villanos, luego de conocerse todas sus fechorías. Han pasado de ser los mesías a los demonios, y ejemplos sobran.
Tomarse en serio el poder es algo que algunos sueñan, y algo para lo que creen nacer, desde ser el director, gerente, gobernador, alcalde o presidente. Se crean pequeños cielos en la tierra, manejan una zona de comfort, se creen indispensables para que las cosas funcionen, sin ellos los demás están condenados al fracaso. Groso error, en la vida nadie es indispensable, aunque pueda hacer falta, pero que sea necesario nadie hasta ahora, se muere alguien y enseguida le colocan el reemplazo.
Lograr llegar a la cima del poder puede costar mucho para algunos, para otros puede resultar solo arrimarse al árbol que mas sombra da, y quizás para algunos pocos es el resultado de los fracasos del enemigo, sin embargo todos se asemejan en querer mantener el poder. Pero que puede ser tan atrayente para que una persona se crea indispensable, se crea el salvador de los demás . Dinero? Seguro que no, el poder difiere de ello, aunque va de la mano, pero no necesariamente quien tenga dinero desea el poder.
El papa, máximo jerarca de la iglesia católica, líder de 1200 millones de seguidores, maneja un estado soberano, en fondos monetarios no tiene líos  pero se siente cansado, agotado, No es fácil a los 85 años tener sobre si, el peso de gobernar y guiar la iglesia. En su lugar, da un paso al costado teniéndolo todo, quizás con lo que soñó cuando se ordeno como sacerdote, pero entendió que no es necesario para que 1200 millones de personas continúen en plena acción de la fe. Que lección de humildad tan grande, entender que los demás no necesitan de el para seguir, cuando se tiene todo. Difícil tal vez de entender por simple razón.
Pero para las cosas de los terrenales, la vida no es así,  en Ecuador Correa se apresta a su tercer periodo presidencial, en su pensamiento entiende que es el indispensable para su país, en Venezuela un Chavez moribundo no es capaz de hacer una acto de razón por su país y dar un paso al costado, sino que continua con un país sumido en el caos, en el desorden institucional  en la lucha de ese poder que tanto llama a la gente, pero de la que no entienden que nadie es indispensable para continuar, que el mundo sigue girando al rededor del sol. Nosotros en Colombia, no somos ajenos a esta situación  esa ansias ciegas de poder del ex presidente Uribe, en vista de que no pudo hacer como paso en la novela de Julio Jimenez - "En cuerpo ajeno" - con Santos, pretende ahora hacerlo con un séquito de lagartos que saben que vivirían en la casa de Nariño, pero su voz no es la que se escucharía en el país.
El poder enferma, hace crear a la gente que son dioses, en sus pequeños cielos con sus seguidores viven en el país de las maravillas o de obdulio. Pero la lección de humildad que les dio Benedicto XVI es para que todos recapaciten y se pongan a pensar si realmente el mundo los necesitara por siempre.

sábado, febrero 09, 2013

País de piedra

Cuando en esta semana se mostraron imágenes del carbón derramado a propósito por la multinacional Drummond, empezó en el país un movimiento mínimo y casi que a la fuerza en el que se reclamaba y a voz viva se enfurecía un pueblo dormido por un problema que no es de ahora, un problema que lleva mucho tiempo, y del que nosotros como magdalenenses no despertamos o abrimos los ojos para decir que nos están asaltando en nuestra buena fe, somos felices con ver una majestuosa obra de ingeniería que entra al mar caribe, no como la Guajira que lo hace en su majestuosidad, sino como indolentes que vemos como nos roban nuestros recursos y los exportan como quieren.
Es que estamos tan acostumbrados a que nos jodan, que a verdad no impresiona que en un sistema de multas de transito aparezca con el numero de cédula de una persona, pero con nombre de otra el registro de una multa, eso es nuestro país es normal, nuestro país es donde lo malo se hace bien hecho, y claro que podemos esperar de la gente de un país donde aplaudimos el trinar de un ex-presidente que se creyó el mesías y que en sus ansias de poder concebio que lo bueno era no acatar los fallos judiciales,  o le pidió a sus secuaces que se asilaran en Panamá o fuera de Colombia, a eso estamos acostumbrados, es tan normal, no nos impresiona sino los asesinatos de la FARC, pero lo que sucede a diario es normal, porque siempre ha sido así. Colombia País de piedra, gente indolente, dura de corazón  que se amilana ante los trinos de un gamin que gobernó al país  y que enviudo el poder. Esa es mi gente, que asimila el poder paramilitar que asesino con moto sierra, que acorralo a muchos en pueblos olvidados, pero eso esta bien, que mas da...
Somos un pueblo tan indolente que no entendemos como los empleados de  una multinacional como el cerrejon se van a paro, o porque a la Drummond el gobierno le suspende la licencia de embarque, somos tan duros de entender. que impresiona aveces, solo moviliza al incauto, al tonto, el que se mueve por los trinos.
País de piedra, que entiende que los malo es bueno si viene y justifica lo que no tiene justificación, que si el fin justifica los medios, si, eso es lo que nos mueve, estamos hechos de eso.
A ese país de piedra es al que quiero llamar hoy la atención y decirle que el hecho que el sistema funcione mal, no quiere decir que este bien. Que porque siempre todo ha sido asi, no quiere decir que debamos funcionar de esa forma, que todavía hay opción  que despierte. y que no esperemos que venga una catapulta o la aplastante maquinaria pesada a jodernos como siempre lo ha hecho y nos ha demostrado nuestra indolencia con lo que nos pertenece, pero a lo que nos acostumbramos  porque siempre funciono así.

sábado, febrero 02, 2013

Una nueva ilusión.

Cuando el Unión Magdalena se fue al tortuoso infierno de la B, ni el mas pesimista de los hinchas Bananeros esperaba que el equipo 8 años después continuara navegando por aguas tan turbulentas. Si alguna vez Eduardo Davila dijo que en sus manos el equipo no hubiese descendido, que el esperaba subirlo en 3 años y de aquella promesa solo queda el incumplimiento.
8 Años que han pasado como si fueran mil y a veces pienso que fue ayer, de aquel descenso recuerdo que al Unión no le salia nada, que llego con una seguidilla de partidos perdidos, que nunca ganaba, que la inversión en jugadores de renombre se hizo, que hasta un Técnico caleño llamado Jose Alberto Suarez vino, pero que no se dieron las cosas. Por mas que se hiciera algo, el equipo estaba destinado a irse a la B, atrás quedaron  aquellas campañas seguidas entrando a cuadrangulares, incluso liderando la reclasificaciòn, lo que llevo a dios Antonio Velez a decir que el fútbol colombiano era muy malo porque el líder era el Ciclón.
Esos partidos que el ciclon jugaba con America en primera, con el Cali, o cuando iba Nacional, los clásicos con el Junior, cuanta falta le hacen al hincha samario, cuanto ha perdido la ciudad a nivel futbolistico y de nueva hinchada, las generaciones de hoy no conocen lo hermoso que era ir al estadio y escuchar la tambora apoyando al Unión, porque hoy la lucha a falta de fútbol de primera se ha sentando en la pelea Española del Madrid y Barcelona, y de mucho falso hincha que hay en todos lados que solo apoya al equipo que este peleando titulo.
Entre tanto olvido y desidia de parte del samario con su equipo, a veces justificado en no estar en primera, se ven ejemplos de amor a una camiseta, como el alemán al que Saith Ferez le hizo el reportaje para El Heraldo es muestra de ello - http://elheraldo.co/deportes/ingo-weber-un-aleman-que-lleva-al-union-magdalena-de-pies-a-cabeza-97148 - , como no querer lo que es de uno?
Este 4 de Febrero comienza el octavo año del equipo de mi tierra en la B, con una nueva ilusión que asoma tibiamente entre tantos reveses y fracasos, fracasos provocados y anunciados muchas veces, cuatro años de un técnico que se creía Pep Guardiola al frente del equipo y que se creyó el inventor del fútbol conllevando al fracaso del equipo, cuando se le dio todo para subir. Este año, contamos con dos grandes profesionales al frente del equipo, un equipo armado para trabajar todos como hormigas, basados en la experiencia que tiene quien alguna supo ganar la B y del "Chino" quien sudo esta camiseta y quiere a su tierra. Y en fichas fundamentales como Juan Manuel Quevedo, Oscar Villareal, Erwin Carrillo, Elkin Amador. El Unión esperaba cerrar la contratación de Diego Daniel Cardoso, volante por izquierda Argentino. http://www.bdfa.com.ar/jugadores-DIEGO-DANIEL-CARDOZO-58029.html , esperamos que venga a aportar al equipo, así como alguna vez lo hicieron jugadores extranjeros que amaron la azul grana de Colombia y que yo vi jugar, Marcelo Ibañez, Gustavo Daniel Iturburo, Fernando Anibal Perez, Manteca Martinez y el Toro Domeneghini.
Se ha conformado un equipo de experiencia con jugadores de juventud, pero sobre todo armado para laborar y trabajar, para colocarse el overol. Y es que si no es asi, no es de otra forma, el torneo cada año se vuelve mas difícil  ya hay mas equipos de la A que nunca, y es la hora de demostrar lo que se quiere, y la hora es desde el inicio, el calendario es duro, pero si se quiere aspirar toca mostrar desde el primer dia para que se esta hecho, y que esta nueva ilusión de frutos para el bien del Unión y del fútbol de Santa Marta, porque un noveno año en la B no lo soporta nadie.

Perlas:

- Rechazo total a las acciones terroristas de los miserables de las FARC, como rechazo total a los oportunistas que se valen del dolor ajeno para hacer experimentar en los demás el sentimiento de odio y creencia de que sino es con ellos el país esta perdido, esa sensación que se esta produciendo en muchos jóvenes que nunca vivieron la época del paramilitarismo, esa época en la que en el Magdalena no se votaba sino que a la gente le enviaban su Certificado electoral a la casa.

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...