sábado, septiembre 27, 2014

Y el estadio pa cuando

Se acaba el 2014, ha pasado más de un año desde que el alcalde de Santa Marta hiciera salir corriendo de la ciudad al Unión Magdalena y a la fecha el estadio sigue igual, sólo palabras, quizás diseños, pero de obras nada.
Los defensores de esta administración podrán decir que la ciudad estaba embargada, que no dejaron nada para hacer, que a duras penas han tratado de sacar las cosas adelante y que en esa lucha se la han pasado, debatiendo y peleando con el concejo, pero el pueblo del común y corriente sufre el detalle sutil de las peleas del gobierno local y la oposición.

Más de un año sin estadio, y sin la euforia que suscitaba el hecho de ser sede de unos juegos internacionales, con los que se pensaba vendría una ola de inversión para la ciudad. Hoy después de que la espuma de la efervescencia pasara se anuncia desde el congreso que en el presupuesto del próximo año no hay dineros para estos juegos, ósea que en realidad no se tendrá platica para ejecutar esta ola de inversión y construcciones que se requieren.

En ese momento salen de nuevo los defensores y los detractores de la alcaldía, esos mismos que aprovecharon la parálisis de la ciudad por los transportadores para seguir en su cuento contra el alcalde, y ese alcalde con sus seguidores ciegos haciendo creer que el tal paro no existía, en eso se debatían, al final la ciudad sigue sin estadio, sin aeropuerto, sin teatro, sin calles, sin transporte público decente, pero claro con más y más promesas, porque seguramente el gobierno de caicedo pasará a la historia como el que gestiono según el, pero que de ejecución pocon pocon.



Perlas:

* sin seguridad en las ciudades, se mata por 50 mil pesos, la vida no tiene precio o no debería tenerlo, en nuestra sociedad si.

sábado, septiembre 20, 2014

El caso Ricky Martín

De eso que pasa en la cotidianidad, de eso que todos murmuran, escuchan, conversan pero que nadie es capaz de decirlo en voz alta, así como el caso de ricky Martín, cantante de Puerto Rico, símbolo para algunas mujeres que trataron de dilatar la verdadera orientación sexual hasta que se aburrió el propio Ricky de ser lo que no era.

Esas voces se escuchan a grito en Colombia, difícil entender que todo lo que rodea a un ex presidente que pidieron no nombrar huela a narcotráfico, para militarismo y que con esa voz pausada y culebrera se gane el cariño de la gente hackeando su corazón.
Esta semana cuando se realizaba el debate de nexos de paramilitares con el ex presidente que no se podía mencionar, volvían los fantasmas y el rigor que hacia en sus consejos comunales, allá en aquellas épocas en las que un alcalde clamaba por seguridad en los tiempos de la seguridad democrática porque el gobernador que el ex presidente tenía sentado a su lado lo quería matar.
 Así de esa forma en la que cobardemente se acolita lo que huele a derecha y se rechaza lo que sea de izquierda, en un país cada vez más polarizado por quienes confunden su discurso extremista con el cariño de las abuelas que veían en el que no se podía nombrar un aliento de salvación.

Que fácil hacer el show que hacen y que dominio del problema tan sagaz, hacer de un debate donde se mencionaron primos, hermanos y amigos del ex presidente, todos con algún grado de responsabilidad en la creación de grupo paramilitares o en la relación con clanes del narcotráfico, y en medio de ese terremoto sacar sus dotes uribistas para intentar voltear la torta, haciendo una intervención para decir que se va corríendo a la corte, mientras juiciosamente lo colocan en la palestra pública, y en esa huida como sanguijuela se va con los senadores que llevo al congreso, y que son muy buenos para cargar la maleta, como el caso de uno que se quemo a gobernador del Atlántico y otro que dice se el único senador del Magdalena.
También resulta no menos curioso o mejor dicho resulta incoherente que los únicos guerrilleros buenos sean quienes compartan la idea del ex presidente, que esos sí puedan estar en el congreso intentando dar cátedra de moral cuando el rabo que tienen no es de paja sino de paja con gasolina.

Esto de hablar metafóricamente en un país ciego y de derecha resulta a veces de cuidado, cuidado que se coloca en lo que se dice pero no en lo que se desea comunicar. El caso de ricky Martín recuerda mucho eso de que todos sabían lo que era pero que nadie lo quería aceptar.



Perlas:
* El alcalde de santa Marta, déspota como siempre, al que ni los años en la cárcel le pudieron cambiar esa forma de ser, sigue con su autoritarismo y esa forma de liderar que no le hace bien a nadie, sólo a los que les toco vivir del sueldo que les paga para que coman. Pero es el colmo que sea abuse de las mujeres en estado de embarazo y que se aproveche de ese estado para de manera desproporcionada batir los cánones de la decencia con la mujer.

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...