sábado, junio 10, 2017

El apátrida

Bien dice el dicho que el escupe para arriba le cae la saliva encima, ese dicho le aplica a nuestro ex presidente y senador del mal llamado centro democrático, hace unos años se quejaba de la figura de Piedad Córdoba cuando viajaba a otros países a denunciar los atropellos que su gobierno cometía, muchos en compañía de sus amigos para-políticos a los que les pedía que votaran sus proyectos mientras no estuvieran presos. A ella y a otros congresistas comenzó a llamar apátridas.

En aquella época el ex presidente se quejaba de que Piedad Córdoba o Petro, hablaban mal de su gobierno, y decían lo que al final termino siendo una verdad oculta para muchos, pero que tarde se terminó revelando, que muchos de sus alfiles terminarían presos o huyendo de la justicia sin mayor pudor o reparo por parte del ex presidente, a quien no le ha temblado la voz para decirle a sus amigos investigados que salgan del país porque él como todo buen fascista entiende que la justicia cuando no es de uno, es contra uno. Y se refería de los senadores del momento como los apátridas, en esa forma inspiradora que tiene quien es popular entre las masas, así como lo es el Reguetón.

Es inspirador el ex presidente Uribe cuando llamaba apátrida a los que denunciaban sus fechorías en el exterior, y hablando de aquello, es importante aclarar dos cosas: 1. No se hablaba mal del país, sino de quien utilizaba todos los medios para perpetuarse en el poder y quien con su discurso bien estructurado hacía pasar por valido el hecho ce chuzar o de hacer falsos positivos. 2. Apátrida se refiere a quien reniega voluntariamente de su nacionalidad, y en ese momento no creo que sea el objetivo de los senadores que viajaban a hablar con sus homólogos en Estados Unidos.

Petro y Córdoba denunciaban ante el mundo que el gobierno de la época, chuzaba a la oposición y a la corte suprema, que asesinaban a líderes sindicales, tenían concesiones con los paramilitares, y en su bancada del congreso brillaban los Mario Uribe y compañía, personajes oscuros que terminarían pagando condenas en la picota. Pero además, eran las épocas en la que ese mismo presidente se quejaba y llamaba apátridas a los que denunciaban sus atropellos. 

Pero hoy bien cabe el termino apátrida a quien lo impulso en su momento, hoy ese ex presidente sale a quejarse el gobierno actual, pero lo hace de forma en que atropella a todos los colombianos llamándonos por poco estado fallido, en el que gobierna el narcotráfico y la guerrilla como el menciona, cosa más lejos de la realidad, esa época en la que el narcotráfico gobernaba era cuando el mismo ex presidente dirigía la Aero civil o apoyaba la ley que fundaba las convivir en Colombia, y nada de que la guerrilla nos gobierne, eso no tiene hacedero en la realidad, solo en la mente fantasiosa de quien logro emborrachar a la gente para que saliera a votar el no el 2 de Octubre del año pasado para sabotearle la fiestecita a Santos. Nuestro país, si tiene problemas, y muchos, como la corrupción en la cual están involucrados la mayoría de políticos tradicionales de este país, vengan del partido que vengan. Pero apátrida, solo el que habla mal del país, y no reconoce los logros, ese mismo que no sabe cómo hacer para volver al poder, porque siente que ha perdido lo que había ganado en 8 años, aunque aún muchos lo llamen presidente después de 6 años de entregar su mandato. No imagina el gran colombiano la lapida que nos coloca a los Colombianos con sus frases salidas de tono cuando lleguemos a un aeropuerto de otro país, y nos digan que venimos del país del narcotrafico, y todo porque el no es el presidente.
  
Perlas:
  • Lo que paso con el subsecretario del Senado es muestra inequívoca del nido de ratas que es el congreso de Colombia, y como están a la espera de que aquellos que los denuncian fallen para caerles con todo.
  • Rechazamos enfáticamente el comportamiento de este Gobierno para con los maestros de Colombia, la forma en que reprime las protestas es la misma que usan en Venezuela y los dictadores que no dejan protestar pacíficamente a quienes tienen razones para hacerlo. La única diferencia en este caso, radica en la forma en que los medios de comunicación cubren la noticia.


viernes, junio 09, 2017

Los maestros se respetan

Lo que estamos viviendo en Colombia en los últimos días no es más que un poco más de lo mismo que se ha vivido durante décadas, siempre que se alza la voz de protesta de forma pacífica y al querer hacerse sentir, el gobierno de turno saca a la policía a las calles con tanquetas, chorros de agua y gases lacrimógenos a reprimir a quienes luchan por sus derechos. Es típico de nuestros gobernantes y se ve en gran parte del mundo, la diferencia con nosotros los colombianos es el cubrimiento que los medios de comunicación le dan a la noticia. Mientras gastan horas diarias cubriendo las marchas en Venezuela, los muertos que produce la dictadura de Maduro contra quienes no están de acuerdo son sus políticas, en nuestro país la noticia pasa por ratos, y eso se entiende desde que estos medios son manejados por los amigos del gobierno de turno.

Lo visto este viernes en las grandes capitales de Colombia, escenas de pánico en los que maestros cuyas únicas armas con la tiza, el borrador y las pancartas que sacan a la luz pública las amenazas, amedrentamientos y sinvergüencerías de este Gobierno. Reprimidos los profesores con gases lacrimógenos, tanquetas con chorros de agua y bolillo pal que no le guste, pero cueste lo que cueste la orden de Santos y sus amigos es desalojar a quienes solo encuentran oídos cuando bloquean calles y generan caos, porque de forma pacífica este gobierno solo escuchaba a la guerrilla mientras quería ganarse un premio que no representa, quien atiende a la sociedad civil de la manera cobarde que lo hace.

Señor Santos, usted a todos les queda mal, ya lo ha demostrado su nivel de popularidad paupérrima, su política social fracasada y su falta de tacto para los maestros que apoyaron su reelección en el peor momento de su carrera política para seguir en la casa de Nariño, y muchos que votamos por usted en el 2014 lo hicimos con la convicción de no llevar a un títere de Uribe al gobierno, pero usted no representa en política educativa algo diferente a quien fuera su mentor y hoy día su enemigo. 

El día  que este país valore a quienes se toman su tiempo para enseñar a nuestros hijos, labor tan loable y difícil, será un país verdaderamente educado, pero mientras eso pase tendremos gobernantes que solo les interesa sacar sus leyes prioritarias adelante, olvidando lo importante que el maestro hace en la consolidación de una sociedad, sociedad que cada día va en decadencia al igual que el gobierno actual, al cual este barco se le ha salido de rumbo y está a punto de hundirse. Lo único que le decimos señor Santos, es que los maestros se respetan y que solo esperan de usted una verdadera voluntad de dialogo sin intermediarios.



miércoles, junio 07, 2017

Santos a todos les queda mal

Hace aproximadamente 3 años, y para esta misma época en aquel entonces el candidato presidente ofrecía, prometia y entregaba sin concesión alguna muchas mentiras que hoy no puede cumplir, en aquella campaña el Presidente hablaba de ser el país mejor educado de Latinoamérica, o de una paz completa, de menos impuestos, de acabar con la corrupción y otras tantas promesas que como buen político colombiano no ha podido cumplir. Y no ha podido cumplir, simplemente porque el presidente les queda mal  a todos. 

Era impensable en aquel entonces que el gobierno de un presidente ungido por el uribismo en el año 2010 y quien le quedo mal a su mentor cuando decidió hacer la paz con la guerrilla de las FARC, pudiese poner de acuerdo al centro, algunos sectores de derecha y a la izquierda colombiana en que el mal menor era que Santos continuara 4 años más en la casa de Nariño, muchos entendíamos en su momento que no podíamos permitir que Uribe volviera a gobernar y menos en cuerpo ajeno, decidimos entonces escoger entre el Cáncer y el SIDA, y así Santos con el apoyo del liberalismo, algunos sectores del partido conservador, las centrales obreras,  y los maestros logró derrocar a Uribe con su candidato Zuluaga, y no precisamente por su carisma o su popularidad, lo hizo por el sentimiento que se generó en el país de lo cerca que estaba la anhelada paz.

Hoy y cuando ya logró su cometido personal que era lograr el premio Nobel de paz, el presidente le da la espalda a los sectores que más necesitan de esa plata que prometió ahorrarse con la firma de la paz, esos 28 billones de pesos que se ufanaba de nombrar cuando decía que ese era el gran propósito, prometía que la educación sería una prioridad al igual que otros tantos problemas de nuestro país, que realmente no tienen solución y menos con un presidente con sus orígenes y antecedentes políticos. Hoy más que nunca entendemos el nivel de popularidad del presidente, lo supera la popularidad de Epa Colombia, a quien le hizo famosa en un partido de la selección Colombia, pero sobre todo entendemos cómo se puede caer tan bajo, por un lado otorgando concesiones y gastos en el postconflicto, y por otro lado dándole la espalda a los educadores que tanto se esfuerzan por que este país no termine con más personas como María Fernanda Cabal.

Como pretende el presidente que en su política educativa, se ofrezca la jornada única educativa para los estudiantes sin las condiciones mínimas necesarias para prestarlas, se ven colegios oficiales en los que la infraestructura no es la adecuada, niños con alimentos en estado reprochable y algunos sin el almuerzo que requieren por el hecho de estar hasta las 3 o 4 de la tardes en ciertos colegios. A los maestros, que están en un rango salarial de 1 a 3.4 millones, salario más alto que logran luego de tener que estudiar por su propia cuenta durante más de 25 años, para por fin lograr lo que llamaban el premio mayor o grado 14. 

Sabemos que pensar de este gobierno, es claro y no menos casualidad el porqué de su nivel de aprobación, por un lado tiene a un huérfano de poder como Álvaro Uribe, quien se queja del trato del presidente actual, olvidándose que él hace todo lo que criticaba como hablar mal de Colombia por fuera, o el hecho de que nunca se acordó de los maestros, por eso tal vez no se pronuncie acerca del paro, porque en su corazón grande quisiera decir que los maestros deben acabar con el paro y volver a clases, pero esto lo acercaría en postura con su gran enemigo político actual, y esto en un tipo de la calaña de Uribe no se lo puede permitir. Y por otro lado están las clases sociales menos favorecidas, quienes no entienden o no terminan de entender eso de la paz.

Yo apoyo a mi profe, y lo hago con convicción, con la misma que me permite él ser hijo de una educadora y por ser parte viva de la formación de las instituciones educativas oficiales, en épocas más precarias que las actuales, pero seguramente con mayor nivel educativo por la responsabilidad que existía en el modelo y en el proceso de formación hogar-colegio, y no como ahora que todo se le endilga a una institución, olvidando los valores que se imparten en el hogar. 
Por eso no es raro entender que Santos sea quien le quede mal a todos, hasta a la misma guerrilla con la que demoró 6 años pactando algo que no ha podido cumplir en las zonas veredales en donde también parece que la plata se convirtiera en minas de corrupción y de mala planificación.

Perlas:
  • Para un país como el nuestro, un candidato a la medida como Ordoñez. Dice que ama a la familia, si, ama a la suya, dice que es el candidato anti status, es el candidato de la misma corrupción con la que compró su reelección en la procuraduria, a la que se amarró hasta que más no pudo.

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...