sábado, julio 15, 2017

El que Uribe diga y lo que diga Uribe

Colombia es un país más polarizado que nunca, todo desde que un señor de carriel que exprime y saca lo peor de la cultura Antioqueña, ese país Hediondo y verraco que sin ningún descaro le da en la cara marica a quien lo ponga en el foco o le haga una pregunta que lo incomode, ese es el mesías, el mismo que desde que Andrés Pastrana fue presidente salió con su tesis antiFARC y que logró convencer a más de medio país polarizado de que todos los problemas nuestros son por culpa de la guerrilla.

Un personaje que ostentó el poder durante 8 años y que se sintió traicionado cuando el actual presidente, que él dijo que debía quedar como presidente le cambio las reglas de su manipulación interna, al entablar diálogos con la guerrilla y mejorar las relaciones con los vecinos que el bravucón ex presidente había malogrado y empeorado, hasta el punto de que falto un grito en la frontera para iniciar una guerra que no imaginamos los más sensatos.

Este personaje, que insulta, bloquea y lanza afirmaciones salidas de su mente enferma y carente de poder, insulta y agrede por su cuenta de Twitter en donde tiene más de 4 millones de seguidores, y toma por delante a quienes se atreven a contradecirlo en sus argumentos tan rencorosos como poco locuaces.  Su nivel intelectual consiste en llamar violador de niños a Daniel Samper Ospina o llamar Narcotraficante a Daniel Coronel y pasa como si nada ante la ley, contando con un nivel de popularidad como el del Reguetón, lo que no dice otra cosa más que sea popular, al igual que lo fue en su época el aguardiente o la música de cantina, pero no le da derecho a insultar a quienes tienen el derecho de derribar sus mentiras y contradecirlo de forma sana mediante columnas de opinión.

Y es que llamar violador de niños en un país tan conservador como el nuestro a quien le parezca al senador no es nada para él y su banda de seguidores, esos mismos que incluyen a personajes como el primo hermano de Pablo Escobar o a su lugar teniente el gran Popeye, y que decir del famoso senador que se hizo famoso por dormir en una hamaca y cuidad las vallas de la infamia que colocaron en el cerro del Ziruma en Santa Marta, o el otro senador de Barranquilla, famoso por cargarle la maleta y sostenerle el paraguas cuando llueve al jefe. Así, todos sus amigos y empleados crecen, de eso que se llama sobar la chaqueta o lamerle la suela, así de ese nivel son los llamados líderes que nos lleva el senador al congreso, o con el nivel intelectual de quien aun considera que la unión soviética persiste y que hace parte de la Unión Europea.

El debate de los que están en ese bando es del tamaño, del que ponga Uribe y lo que diga Uribe, porque así como llama Violador a Daniel Samper Ospina los que pertenecen a su banda le segundan, teniendo como fe, que así podrán mantener su salario de 29 millones en el congreso, que seguro por cuenta propia no tendrían, o que tal vez en una nueva época para ellos en la que el odio que destilan siga creciendo en ese sector de la sociedad polarizado, vuelvan las épocas de los paramilitares cuidando sus tierras, con 12 apóstoles que ya encontraron al apóstol mayor y que es hermano de quien considera que está por encima de las leyes, todo porque tiene al país patas pa arriba y confundido con esto de las FARC, guerrilla que se acabó gracias a que el que dijo Uribe hizo un acuerdo de paz.


No hay comentarios.:

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...