sábado, julio 08, 2017

Yo voto por el que Uribe no diga

Hablar de la realidad de nuestro país pareciera a veces una historia sacada de novela o de ficción, pero es la pura realidad en la que nos consumimos como sociedad y en la que muchos creen en un falso mesías, untado de corrupción, narcotráfico y asesinatos selectivos con los falsos positivos que sigue causando sensación en las redes sociales y en las calles, más en las elites que no vivieron en carne propia el conflicto en el que le tocaba a los hijos de los campesinos poner el pecho como carne de cañón de uno o de otro lado.

Esta semana se hizo tendencia el hashtag #yovotoporelqueuribediga, bonita forma de arrodillarse a un caudillo, a una persona que toma las decisiones por los millones que se sienten representados,  y que a su vez representa esa parte de nuestra sociedad con declive a odiarse a sí mismo cuando alguno de sus integrantes no les funciona, como le ha pasado a muchos que huyeron de la justicia, otros que se les fue la lengua hablando de más y fueron tildados de borrachos y otros tantos que cayeron presos por sus delitos cometidos, los cuales el mesías nunca conoció. O sea que tuvimos a una persona como presidente 8 años que nunca supo que paso en su gobierno o sabia tanto que supo la forma de zafarse de todos los enredos que sus amigos hacían y que los llevaron a los tribunales.
De esa misma tendencia o película en la que algunos integrantes del mal llamado centro democrático, partido con un nombre mal puesto porque tiene de todo menos centro y menos democracia, aparecen algunos fanáticos furiosos buscando desviar tanta corrupción que aparece de a poco luego de acabarse las FARC,  y la brillante idea de esos amigos no es otra que decir que el que ponga el mesías Uribe a ese se le endosan los votos.

Esa misma historia ya vivida por este país falto de memoria, en la que los mismos que piden votar por el que diga Uribe votaron por Santos y luego lo repudiaron, odiaron e incineraron en una hoguera publica cuando decidió tomar el camino de la sensatez y apartarse de la guerra solicitada por Uribe. Esos mismos que olvidan que lo vivido estos 7 años es gracias a que en el 2010 nos colocaron de presidente a Santos. Ahora pretenden dejarnos a cualquiera que a Uribe le pique el ojo, el primero que se gane esa carrera será el beneficiado de un partido que no da respuestas de lo enlodado que quedo con su ex candidato Zuluaga en las pasadas elecciones y el escándalo de Odebrecht.

Esto es Colombia, seguro que el que ponga Uribe será un buen candidato para no votar por él, por eso #Yovotoporelquenodigauribe , porque este país no necesita más de los mismos, no necesita más odio, necesita pasar la página de la guerra que terminó, pero sobre todo necesita ver los demás problemas que no podíamos ver por tanto muerto y tanta guerra. Es hora de volver a los inicios y entender que el poder lo tiene el pueblo y no un señor cegado por odios personales que debería pensar en su jubilación pública.




No hay comentarios.:

Enferma sociedad

Nuestra sociedad es sin lugar a dudas una sociedad consumida por la violencia que azotó este país por más de 5 décadas, y que apenas tratam...